Páginas vistas en total

viernes, 27 de julio de 2012

El corralito ya está aquí


BANKIA, hace unas semanas tenía un agujero de 10.000 millones de euros de agujero, a los dos días lo redujeron a 2.000, después a 6.00 millones. Hace un par de días ya eran 19.000 millones, y hoy ha salido en algunos medios que hay que poner  23.465 millones
Y esto sólo es el principio.
CONSECUENCIAS: Las pensiones están a punto de reducirse a la 4ª parte, y en muchos casos a desapareces; lo mismo va a pasar con el paro, el despido sin indemnizaciones y los seis millones de parados que hay hoy van a pasar de 10 millones en 2014.
Lo siento por la pobre gente que no hable idiomas para irse de este puto país, o aquellos que no puedan llevarse a su familia consigo. En definitiva; sin ser catastrofista estas cifras es posible que se queden incluso cortas.
En Argentina se denominó CORRALITO a la restricción de la libre disposición de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorros impuesta por el gobierno deFernando de la Rúa en el mes de diciembre de 2001.
En Grecia se está sacando ya el dinero de los bancos; ya han sacado varios miles de millones. En realidad no circula dinero.
Puede que mañana vayamos a sacar dinero de nuestro banco y no nos lo den porque no lo tienen, porque lo han gastao en inversiones de alto riesgo y lo único que le queda son pisos a mitad de valor de cuando nos concedieron la hipoteca. El resto lo tienen en paraisos fiscales, los muy hijos de la gran puta. El  popular, santander, bbva empiezan a poner trabas para sacar dinero; en algunas entidades ya están cobrando dinero a sus clientes por sacar dinero de sus propias cuentas
La culpa de todo la tienen los malnacidos de los políticos, banqueros, asesores, y toda la chusma que anda alrededor. Aunque ellos se la trae floja porque tienen asegurado su futuro , el de su familia y hasta el de las zorras que tienen para chuparle las pollas, o lamerle el coño.
SOLUCIÓN:
La única solución es poner tanto a los políticos, como a los banqueros contra las cuerdas sacando el dinero de los bancos, aunque luego lo volvamos a meter, pero poniendo nosotros la letra pequeña, o mejor dicho “grande”, y no como llevan haciendo estas execrables garrapatas toda la vida