Páginas vistas en total

martes, 9 de octubre de 2012

Obispos y Gallegos





Los obispos gallegos piden votar por el matrimonio tradicional y contra el aborto

Irrumpen en la campaña del 21-O con "algunos criterios a tener en cuenta antes de emitir el voto". "Que el Señor nos ilumine a todos", concluyen

Los obispos de las diócesis gallegas han irrumpido en la campaña electoral para e 21 de octubre aconsejando el voto para las opciones que respeten el matrimonio tradicional, definida como "unión esponsal entre hombre y mujer", y se muestren en contra del aborto en la línea más dura.
Estos prelados manifiestan querer "ofrecer algunos criterios a tener en cuenta antes de emitir el voto" dirigido a los "católicos y a la opinión pública en general". Entre esas directrices se encuentran la del sufragio para los que "defienden la vida humana en toda circunstancia, desde el momento de su concepción hasta la muerte natural" o aquellos que "favorezcan el matrimonio, como unión esponsal entre hombre y mujer, la familia y, dentro de ella, las condiciones de natalidad".
En un comunicado emitido este martes, coincidiendo con el quinto día de campaña electoral, también recomienda el voto a los que promuevan entre sus prioridades "la justicia social, el acceso a la salud, el trabajo digno y estable para todos, la preocupación por los grupos sociales más débiles, con unas políticas que se fundamenten en la justicia y la solidaridad".
Además, los obispos gallegos piden el sufragio para quienes "ofrezcan proyectos creativos que afronten los problemas de la actual crisis económica hasta sus más hondas raíces morales", y "paliando sus consecuencias negativas sobre todo en aquellos que sufren el paro"; así como que atiendan "las necesidades urgentes del ámbito rural y las inquietudes de las gentes del mar".
Los obispos, que consideran que "elegir libremente a los representantes políticos emitiendo el voto en conciencia es una de las exigencias de la dignidad humana", recuerdan que la Iglesia "aprecia el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica".
Sin embargo, añaden, "no conviene olvidar que es un sistema fundamentado en valores, y no depende sólo de los procedimientos, sino también de la moralidad de los fines que persigue y de los medios de que se sirve".
 En este escenario, los obispos, que juzgan la importancia de votar en las urnas conociendo bien la gestión de Gobierno y oposición, hacen hincapié en que el ejercicio de las responsabilidades políticas "exige responder a los desafíos de cada momento histórico escogiendo siempre de nuevo el camino de la justicia social, por encima incluso de los propios intereses particulares".
"Invitamos a los creyentes a elevar sus oraciones a Dios, Señor de nuestra historia, por el éxito del proceso electoral", han manifestado antes de concluir: "Que el Señor nos ilumine a todos, para saber actuar en conciencia, y nos bendiga".