Páginas vistas en total

domingo, 27 de julio de 2014

Trágico verano caliente

Una placa falangista que se encuentra en la fachada de una casa en Ponte Canedo

MEMORIA 'DA LONGA NOITE DE PEDRA'. LA REPRESIÓN ...

dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/875894.pdf

No es este lugar para analizar en detalle ni quién estaba detrás de esa violencia, a qué intereses servía ni la estrategia de su amplificación por parte de sectores muy concretos. Basta tener presente el dato de que de los seis asesinatos por razones exclusivamente políticas documentados en la provincia entre abril y julio de 1936, cinco fueron cometidos por pistoleros falangistas y sólo uno, la misma víspera de la sublevación, por elementos izquierdistas.
Alguno hubo, bien es cierto, que destacó en tales afanes. De creer a su principal inspirador, durante los meses de mayo y junio funcionó en Ourense una 'sociedad conspiradora' patrocinada por Bautista J. Pérez de Cabo y Augusto Pacheco: los Caballeros de Santiago, un confuso grupúsculo que, en palabras del primero, pretendía contestar 'dignamente' la campaña de terror de las izquierdas; presuntamente contaría con la anuencia de Calvo Sotelo para organizar unas fuerzas de sublevación que no se sabe de dónde podrían salir y que los conspiradores prepararían en 'inexplicables' salidas nocturnas que sorprendían incluso a conspicuos falangistas
Pérez de Cabo habla después de consumados los hechos, cuando el tudense no podía confirmar ni desmentir los contactos que se atribuye; no obstante algunos indicios pueden citarse en su favor. En primer término las declaraciones del dirigente del Bloque Nacional sólo un mes antes del golpe en el sentido de que se necesitaban cuando menos 30.000 jóvenes que se uniesen al Ejército para garantizar el triunfo en la guerra civil que se avecinaba, pues era perfectamente consciente de que aquello no sería "una lucha fácil ni un golpe de mano cuartelero"; muy bien pudiera ser que tal 'grupo' formase parte de su estrategia para encuadrar a algunos miles de jóvenes que serían su aportación material al golpe militar. En segundo lugar la propia trayectoria vital de un hombre acostumbrado a la conspiración hasta su fusilamiento en los años cuarenta por desviar al mercado negro una partida de trigo con la que, presuntamente, pensaba financiar una maniobra de falangistas descontentos para forzar una orientación del Estado más acorde con el Nacionalsindicalismo
En todo caso, la 'sociedad' no tuvo relación alguna con la trama conspirativa y lo único que viene a documentar es la existencia de un estado de ánimo favorable al golpe en los sectores más reaccionarios de la población, su intento de crear las condiciones necesarias para que éste se acelerase y, una vez consumado, transmitir la impresión de que contaba con una amplia base social de apoyo.
Los 'elementos civiles' tuvieron, pues, en Ourense, un papel muy claro en la conjura: podían facilitar apoyos económicos -como no pocos hicieron-, suministrar información sobre elementos que pudiesen oponer resistencia activa al golpe y contribuir a la creación de un estado de ánimo favorable a la insurrección financiando la estrategia del cuanto peor mejor de Falange; pero, en ningún caso, debían tomar la iniciativa ni salir a la calle hasta que los militares controlasen la situación o estuviesen preparados para hacerse con la dirección de los principales centros de poder. Actuar, en definitiva, como simples elementos cooperantes.
El asesinato de Calvo Sotelo provocó, lógicamente, una gigantesca conmoción en toda la provincia que ni la férrea censura impuesta por las autoridades consiguió minimizar.
Resonaban todavía los púlpitos con las encendidas soflamas de no pocos sacerdotes cuando llegaron los primeros ecos de la sublevación en el Protectorado. Como en tantas otras partes las autoridades perdieron un tiempo precioso decidiendo si era mejor armar al pueblo o dejar paso franco al golpe. Y fueron, precisamente, los que menos dudaron los que se hicieron fácilmente con el control de la capital.
Resistencia propiamente dicha sólo la hubo en la zona oriental de la provincia, pero bastaron unas cuentas operaciones de limpieza para que, en menos de una semana, la 'pacificación' fuese completa. Guerra civil en sentido estricto no se conoció en la provincia dada su lejanía a los frentes bélicos; sólo una salvaje y desproporcionada represión, el inicio de la longa noite de pedra de que hablara el poeta Celso Emilio Ferreiro.
No faltan testimonios contemporáneos y corrientes historiográficas que persisten en señalar al 'descontrol' inicial que habría seguido a la toma del poder por parte de los sublevados como causa última de los numerosos asesinatos cometidos durante el trágico verano de 1936.
Entre la historiografía gallega, por ejemplo, C. Fernández persiste en exculpar a los militares de la participación directa en los paseos que atribuye a "una caterva de indeseables que, al amparo de unos ideales que nunca sintieron y a los que se acogieron cuando el alzamiento estaba ya consolidado, saciaron sus bajos instintos con la eliminación de seres humanos"; por su parte, J. A. Tojo, en su estudio sobre Julio Prada Rodríguez Memoria ‘da longa noite de pedra’ © Historia Actual Online 2004 131 Santiago, considera principales responsables a elementos pertenecientes a un sector radicalizado de Falange
Las cosas no fueron, desde luego, tan simplistas como se pretende aparentar. Consumado el golpe, el comandante militar de la provincia, Luis Soto, asume de facto el cargo de gobernador civil tras destituir al legítimamente designado por el Gobierno. Sin embargo, todas las disposiciones orientadas a garantizar el control efectivo de los diferentes centros de poder se canalizan en los primeros momentos a través de la Comandancia Militar. Así, es muy significativo, por ejemplo, que durante los días veintitrés a veinticuatro en que Soto se halla afectado por una misteriosa 'indisposición', J. Ceano, que asume interinamente el cargo de comandante militar, sea quien, en calidad de tal, proceda a la destitución de las comisiones gestoras de la Diputación y el Ayuntamiento de la capital sin intervención alguna de Gobierno Civil. Un Decreto de la Junta de Defensa Nacional de 27 de julio (BOE del 30) dará apariencia de legalidad y unidad a las destituciones llevadas a efecto por los sublevados disponiendo el cese de todos los gobernadores que desempeñasen tal cometido el día diecinueve. El hecho de que no contemplase previsión alguna en cuanto a nuevos nombramientos parece orientado a garantizar la unidad de mando en la persona de los respectivos comandantes militares de las provincias controladas por los rebeldes, dejando en manos de éstos la responsabilidad de nombrar gestoras municipales de su entera confianza o delegando en los gobernadores de nueva designación tal encomienda.
Hasta el día cinco de agosto se mantiene en Ourense tal unidad orgánica; en esa fecha es nombrado gobernador civil y delegado de Orden Público el teniente coronel Manuel Quiroga Macia, con lo cual el control militar de los principales centros decisorios se mantiene incólume. Desde hacía una semana, además, todas las corporaciones municipales, tanto las procedentes de elección popular como las nombradas por disposición gubernativa, habían sido disueltas. Según el texto del telegrama enviado por la Comandancia Militar, los secretarios municipales quedaban encargados de su gestión "de acuerdo con la autoridad militar local, que asume en estos momentos mi representación y donde no existiese dicha autoridad delegada de acuerdo con el elemento militar más caracterizado del Ayuntamiento".
Comienza entonces la etapa de los Delegados Militares, durante la cual se colocan al frente de las corporaciones a militares retirados, responsables de puesto de la Guardia Civil y, en ausencia de éstos, a personas 'de orden' y probada 'solvencia moral' que actúan de puente entre la vieja y la nueva legalidad todavía en proceso de decisión. Del papel asignado a las mismas por destacados apoyos de los sublevados son bien expresivas las palabras del Inspector Provincial de Requetés en la prensa local: "vigilar a los que escondían en sus casas a izquierdistas para la oportuna corrección". ¿Y qué sucede con el control de las milicias que proliferan de forma inusitada en toda la retaguardia? En víspera del golpe la Falange ourensana estaba descabezada. Su máximo responsable territorial, el ourensano Meleiro, se hallaba en Portugal gestionando, según su versión, arsenales de armas o atendiendo asuntos amorosos, según otras fuentes; algunos de sus más caracterizados dirigentes en Ourense estaban huídos, residenciados forzosos en diversas aldeas o en la cárcel. Pero por todo el rural, notables locales tradicionalmente vinculados a Calvo Sotelo o a la CEDA utilizaban sus clientelas para fundar secciones de FE de las JONS de las que ni siquiera la cúpula del partido tenía muchas veces noticia.
Este era el ambiente que se encontró Hedilla tras su llegada a Galicia, comisionado por la dirección nacional y con poderes equiparables a los de un teórico jefe territorial o inspector de la zona Norte, para transmitir las últimas consignas con relación a la participación de los falangistas en la inminente sublevación y poner algo de orden en el caos organizativo existente.
Consumado el golpe, Meleiro, seguramente aguardando que se clarificasen los acontecimientos, pierde un tiempo precioso en Portugal y cuando regresa se encuentra desposeído de facto de la jefatura territorial. En Ourense, durante las primeras horas del golpe, ejerció como teórico jefe el antiguo jonsista César Calafate, pero enseguida uno y otro se encontraron con la triste realidad de que las autoridades militares -con o sin el concurso de Hedilla, cuestión que las fuentes no permiten resolver de modo indubitable- ya designaran "Jefe territorial y Jefe provincial de toda su confianza y que no pensaban, por el momento, en cambiarlos".
El viejo cedista, juez municipal y redactor de El Debate, Bartolomé Mostaza, se hará cargo de la jefatura de Prensa y Propaganda, mientras el capitán de la Guardia Civil Tomás Pérez Rogina asumía la Jefatura del Negociado de Información y Prensa; en el mes de agosto sería elevado a la jefatura provincial de Falange por orden del mismísimo Consejo Nacional de FE de las JONS, cargo en el que permanecería sólo hasta mediados de septiembre en que marcha al frente siendo substituido por el capitán F. Pérez Iglesias.
Podemos concluir, por tanto, afirmando que sólo una semana después de declarado el estado de guerra los militares ourensanos controlan absolutamente todos los resortes del poder (Comandancia Militar, Gobierno Civil, ayuntamientos y mando directo de las milicias).
La cadena de mando permanece incólume, los diferentes centros decisionales están en perfectas condiciones para continuar desarrollando su labor y el entramado institucional no sufre nada parecido a un colapso. Y mientras todo esto sucede, la cunetas de las carreteras de toda la provincia, las aguas del Miño, el Sil y el Bibei y las laderas de los montes se tiñen con la sangre de izquierdistas reales y presuntos. Es tal la furia asesina que los ourensanos acuñan un nuevo substantivo para designar a las víctimas -los claudiados- y en sus casas se conjuga a diario el verbo claudear, en alusión a las claudias que maduraban en los arrabales de salida de la capital por donde cientos de infelices acudían a su cita con la muerte. Son los meses del terror caliente, cuando bandas de pistoleros aparentemente incontrolados recorren impunemente toda la geografía provincial en busca de sus víctimas.
Hace ya tiempo que abordamos la cuestión de las diferentes modalidades represivas ensayadas por el franquismo y los problemas terminológicos de las expresiones al uso empleadas por la historiografía para referirse a los asesinatos cometidos durante la fase del terror caliente. No es, por tanto, lugar para profundizar en exceso en esta cuestión, aunque sí para señalar que si bien en la mayoría de los casos el empleo de un u otro término (represión irregular, espontánea, incontrolada, arbitraria, ilegal o añadida o justicia oficiosa, de paseo o informal) responde a una cuestión meramente nominalista, otras veces no oculta una problemática conceptual que parece remitir a un modelo represivo que es ajeno a la voluntad del poder constituido y/o que se contrapone a otras manifestaciones de la violencia de carácter 'legal'. Nuestra propuesta de referirnos a una represión de naturaleza paralegal tiene la ventaja de señalar la existencia de unas determinadas manifestaciones represivas que preceden y coexisten al lado de otras de naturaleza institucionalizada, juridificada o normativizada sin mezclase con ellas pero, como veremos, practicada, alimentada y tolerada igualmente por ese mismo poder.
Ese terror caliente, la represión paralegal, no es en Ourense algo espontáneo que surja y se extienda a modo de contagio, sino una primera fase en la depuración de los elementos desafectos que forma parte de una estrategia global puesta en marcha por los centros decisicionales de los sublevados; que, como numerosos estudios se han encardo de poner de manifiesto en todo el Estado, se reproduce cada vez que se toma una localidad e incluso persiste en las últimas fases de la guerra. Su análisis y correcta compresión requiere diferenciar dos niveles: uno primario o director y un segundo inferior o secundario, condicionados por diversos niveles de influencia cuyo análisis pormenorizado, dadas las dimensiones de este trabajo, no podemos abordar; si, en cambio, podemos sintetizar brevemente su funcionamiento y principales actores a partir de las fuentes manejadas.
Respecto al nivel primario, y por lo que a nuestro ámbito de estudio se refiere, lo mismo en general Mola, en su condición de general en jefe del Ejército del Norte, como la propia Junta de Defensa Nacional (JDN) y el propio Franco una vez elevado a la condición de Generalísimo, conocían, toleraban y alentaban con su ausencia de actuación enérgica lo que estaba sucediendo.

Que pudiésemos documentar la aparición de cadáveres en al menos sesenta de los por entonces noventa y cuatro ayuntamientos ourensanos demuestra cuánto hay de verdad detrás de la afirmación de que la utilidad política del terror sólo existe cuando se publicitan sus resultados, y de ahí el interés en que todo el mundo pudiese contemplar los cadáveres ensangrentados de los 'enemigos de la patria'.
Con ello se lograba, además, un efecto multiplicador resultado de la transmisión a través del 'boca a boca' de tan macabros hallazgos, mucho más efectivo incluso que la publicitación en la prensa de los primeros fusilamientos. En este contexto, las gentes se sentían impelidas a significarse en las muestras de adhesión al régimen, confiando así poder escapar de la muerte.
Y a tales objetivos lo mismo servía el asesinato de un conocido dirigente político o sindical que la muerte de un vecino carente de cualquier significación. Por ello, sólo cuando aquéllos estuvieron plenamente asegurados, en la retaguardia aparecieron las primeras muestras de descontento por la magnitud de la represión y convenía ofrecer una imagen bien distinta ante las cancillerías europeas las autoridades militares adoptaron, también en Ourense, las medidas necesarias para encauzar los asesinatos.
En realidad sería más correcto decir que para controlar aquella porción de la represión que no se ejecutaba directamente a través de la cadena de mando, puesto que esta última seguiría practicándose hasta las fases finales del conflicto civil.
Serrano Suñer definió a todo este complejo normativo como la "justicia al revés", sin duda la expresión que más fortuna ha alcanzado entre los especialistas por su capacidad para definir con gran exactitud lo que realmente significó la decisión de los sublevados de conceptuar como rebeldes y sediciosos a los defensores de la legalidad republicana, delitos que "jurídica y hasta metafísicamente" era imposible que fuesen cometidos por éstos. Calificar, por tanto, de represión legal a la articulada a través de los consejos de guerra, aunque sea como contraposición a lo sucedido durante la etapa del terror caliente, no deja de ser un eufemismo que durante años contribuyó a que un sector de la historiografía reforzase, voluntaria o involuntariamente, la imagen de unos militares preocupados por reducir la represión al marco de la legalidad y ajenos a los asesinatos cometidos por unos falangistas descontrolados. El caso de Ourense demuestra claramente que represión paralegal e institucionalizada no pueden ser contrapuestas desde los parámetros de la legalidad o la legitimidad, porque ninguna de las modalidades que acogen resisten tan fino cedazo, pero sí desde la perspectiva del intento o no de recubrirlas de una apariencia de legalidad.
De la magnitud alcanzada por esta 'justicia al revés' son expresivas las nada menos que 2.214 personas encartadas por la jurisdicción de guerra en la provincia de Ourense entre julio de 1936 y diciembre de 1939 y un centenar de ejecutados en cumplimiento de una sentencia judicial (sin incluir a los contingentes de presos asturianos y leoneses ejecutados en el Campo de Aragón, los fusilados en la Prisión Central de Celanova por decisión del Juzgado Eventual de la Bandera de Falange de Marruecos y los ourensanos ejecutados en otras provincias que previamente se destacaran por su compromiso político o societario).
El continuo avance sobre territorio leal a la República ocasiona la detención de miles de prisioneros originarios, con frecuencia, de zonas que todavía no se encuentran bajo el control del bando nacional; a esto hay que añadir la población de amplias regiones a las que la 'lealtad geográfica' convierte de inmediato en sospechosa. A partir de ese momento ya no es posible atribuir responsabilidades de modo directo, dilatándose en el tiempo la comprobación de antecedentes.
Por lo que a los ourensanos se refiere, esta fase significa el alejamiento de las prisiones de la provincia de la inmensa mayoría de los condenados a penas de cárcel en consejo de guerra, mayoritariamente trasladados a centros muy distantes de sus lugares de origen, particularmente al penal de San Cristóbal (Pamplona) y a las prisiones de Burgos, Vitoria, Segovia, Astorga, Las Palmas, etc.
Pero aún así son cientos los que continúan como detenidos gubernativos en la capital. La mayoría permaneció largos meses en una situación de absoluta indefensión e incertidumbre, aunque con la creación del Servicio de Depuración de Detenidos Gubernativos, dependiente del Gobierno Civil, se intentó poner algo de orden en este capítulo. Su Oficina de Filiaciones no funciona a pleno rendimiento en Ourense hasta bien entrado el año 1937; a su cargo estaba la elaboración de una detallada ficha de cada preso organizada en torno a seis grandes apartados que, en conjunto, representan una fuente documental de primer orden para el conocimiento de las prácticas represivas y su evolución en este segmento de la población reclusa. Aunque ni en la actual Subdelegación del Gobierno ni en los archivos públicos se conservan fondos seriados que nos permitan reconstruir su evolución, el cruce de las que pudimos consultar con la documentación procedente de la cárcel de la capital nos permite realizar una aproximación cuantitativa que nos situaría en cifras próximas a los tres mil detenidos no sometidos a proceso militar. Tales fichas son, además, el instrumento básico para la elaboración de los listados de presos que periódicamente eran elevados por el Servicio de Depuración al delegado de Orden Público para que resolviese definitivamente sobre su destino de acuerdo o no con la propuesta realizada, ya que en esta última fase entraban en juego innumerables elementos (denuncias, amistades personales, sobornos, recomendaciones, mediaciones, etc.) en base a los que aquél tomaba la decisión final a no ser que instancias superiores ordenasen nuevas clasificaciones con un objetivo determinado.

CONCLUSIONES

Racionalizar en categorías para hacer inteligible la complejidad del fenómeno represivo no debe hacernos perder de vista lo esencial del mismo.
Y lo esencial es que no existen en Galicia dos represiones diferentes, la paralegal y la institucionalizada, sino un único proceso represivo como revelan la coincidencia de actores principales, víctimas y objetivos; un proceso, eso sí, dividido en dos grandes fases en las que predomina una u otra modalidad, aunque con presencia de ambas en las dos etapas. Una represión que, además, es marcadamente selectiva y no tiene más de arbitraria ni de indiscriminada que el hecho de ser ejercida por el poder sin sujeción a ningún tipo de responsabilidad y que alcanzó a prácticamente todos los estratos de la población ourensana.
Lo esencial es, en todo caso, que se dirigió contra aquellos sectores que ostentaban poder, reconocimiento e influencia social y se identificaran con posiciones republicanas, izquierdistas o anticlericales. Procediesen poder e influencia del ejercicio de una determinada profesión socialmente valorada, de su posición en el seno de la administración local, de su riqueza personal, de su capacidad para intervenir en el mercado y en las relaciones sociolaborales o, naturalmente, de su influencia ideológica y cultural sobre las masas. El cuadro se completaría con una nada despreciable masa de obreros y trabajadores a jornal que participaron en los principales conflictos que vivió la provincia durante la etapa del Frente Popular y en la resistencia a la sublevación, o fueron víctimas de rencillas y venganzas personales.
Una represión, pues, marcadamente de status; precisamente la que mejor se concilia con los objetivos perseguidos por los sublevados y por sus apoyos locales en la provincia, ya que se dirige contra aquellos que, por su capacidad de influencia sobre las gentes, suponían un más serio peligro para la consolidación del régimen en su proceso de institucionalización y para esa mezcla de nuevas y viejas élites que acceden o preparan el camino para el control del poder municipal y provincial.
Además, si se analiza la distribución geográfica de las víctimas de la represión franquista en la provincia de Ourense, comprobaremos la existencia de claras correlaciones -naturalmente no siempre mecánicas- entre intensidad de los acontecimientos revolucionarios de octubre, conflictividad sociolaboral, alteraciones del orden público y manifestaciones anticlericales durante la etapa del Frente Popular y resistencia a la sublevación con magnitud de la represión física, siendo mucho menores las existentes con relación a los niveles de voto izquierdista en las elecciones de febrero de 1936 en correspondencia con el gigantesco fraude electoral que se consumó en la provincia.
Es evidente que no toda la represión puede explicarse en base a estos parámetros, pues la actitud de un sacerdote, la intervención de uno o varios notables locales, la composición y el equilibrio de fuerzas de las diferentes milicias en una parroquia o en un ayuntamiento, el talante de un delegado gubernativo, la actuación concreta de un responsable del puesto de la Guardia Civil, la intervención de un militar retirado de alta graduación que residía en una determinada localidad, las complejísimas relaciones de familiaridad y vecindad, etc. son también factores decisivos en la modulación de su intensidad. Pero no es menos cierto que, casi siempre, porque el perdón y la compasión sólo fueron atributo de unos pocos llegada la hora de ajustar las cuentas, el posicionamiento de cada uno de estos autores estuvo determinado por la intensidad del conflicto precedente, por el grado en que la actuación previa de las víctimas de la represión afectó a sus intereses y a sus personas y, sobre todo, por la necesidad de eliminar cuanto supusiese un peligro para la consolidación del particular proyecto de dominación que defendían los sublevados
Fuente :

MEMORIA 'DA LONGA NOITE DE PEDRA': LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN OURENSE (1936-1939)

JulRESUMEN/ABSTRACT

En este artículo se estudia el proceso de gestación de la sublevación militar de julio de 1936 en la provincia de Ourense y la represión que le sigue. Se destaca, en primer lugar, la temprana implicación de los elementos civiles y militares en el intento de golpe de febrero de 1936, demostrando así la falsedad de las tesis que ven en aquélla una respuesta a la violencia política dede la etapa del Frente Popular. Seguidamente se analizan la toma del poder y las particularidades de las dos grandes modalidades represivas en la provincia: la represión para legal y la institucionalizada. La identidad de actores, víctimas y objetivos permite concluir la existencia de un único proceso represivo dirigido a garantizar la imposición de un nuevo orden político y social mediante la eliminación física de todo aquel que representase un peligro para su consolidación. Represión, franquismo, sublevación militar, Ourense.
_________________________
ABSTRACT:

This article deals with the gestation process of July 1936 military uprising in the Ourense and the repression which comes after it. First, it emphasizes the early implication of the civilian and military elements in the coup d''état attempt of February 1936, demonstrating the falseness of theories which interpret this implication as an answer to the political violence of the period of Frente Popular. Next, the particularities of two great repressive modalities in the province are analyzed: the so called para-legal and the institutional repression. The identification of actors, victims and aims allows the author to deduce the existence of a unique repressive process designed to guarantee the imposition of a new political and social system through the physical elimination of anybody which endangers his consolidation. 

Variaciones en las formas de represión y resistencia popular en el mundo rural ourensano: 
1936-1946 

http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:ETFSerie5-B95C4B88-7B13-A69B-1D72-64F507FA5D88&dsID=Documento.pdf


O libro «Miss Ourense» recrea a intrahistoria da cidade de finais dos anos 60



Tambores de guerra

lunes, 18 de julio de 2011
Retomamos esta fecha, recordando la de hace ahora setenta y cinco años. Tal dia como hoy , a traves de los altavoces del Balneario de Sousas, el administrador y ex alcalde Manolo Casal ofrecia noticias alarmantes de tambores de guerra , informando a traves de la megafonìa por los altavoces ,conectando con "Uniòn Radio- Radio Madrid" emitiendo sendos comunicados sobre la sublevacion del Ejercito del norte de Africa alzandose contra el gobierno de la Republica.

Se cumplen 75 años de aquel 18 de julio de ruido de sables y metralla. Una vez mas recurrimos a la memoria y desordenadas carpetas con anotaciones, recortes de periòdicos y amplio anecdotario recogiddo de quienes fueron protagonistas en eaquel escenario verinense.,acumulando documentos procedentes de informes y atestados de legajos consultados en Archivos Historicos de la Guerra Civil que hacen referencia a Galicia, revisando bibliografia, contrastando diversidad de comentarios de gente con vivencias personales y publicaciones de escritores orensanos y verinenses.
La situaciòn se mantenia tensa desde mediados de junio , inquietante en Verin, a raiz de una circular del gobernador civil Agustin Carrascosa, que el secretario politico Anibal Arias Cid, casado con Blanquita Nieves Herreros, oriunda de O Rios , pariente Arias Cid del inspector de policia Manuel Lamas, aquel destacado abogado fue portavoz de la disposicion ministerial en materia de orden pùblico que impedia arbitrariedades en pedanias de la comarca donde vecinos, alentados por extremistas agrarios marxistas, intentaban repartir terrenos comunales, y de propietarios bajo el lema:"La tierra para quien la trabaja" y abortar la situacion insòlita y ridìcula del sindicalismo agrario.

El emisario gubernativo, tambien, hacia saber que, por orden del Ministro de Instrucciòn Publica,se suprimiria a a partir del proximo curso escolar,tras el periodo veraniego, la enseñanza religiosa en el Colegio de los Hermanos de las EE.CC de la Salle,y retirada del material de la Editorial G.M. Bruño, medida ministerial que asimismo afectaba al Convento noviciado de La Merced y obligaba a las Hermanitas del Asilo a no usar el habito talar.

En la Rectoral de Santa Maria la Mayor el Inspector de Primera Enseñanza de Zona, Modesto Merino de la Fuente se reunia con los sacerdotes Santiago Rodriguez, Abad, Angel Boo, Capellan del Asilo y Maestro de la Granxiña de Cabreiroa, el Arcipreste don Pio, Abad de Castrelo, Cesar Simòn Bouzo, parroco de Cabreiroa y Abedes, Perdiz, Abad de Queizàs y maestros de la Comarca que se disponian a disfrutar vacaciones de verano. Clero y profesores expresaron al señor Merino de la Fuente la contrariedad por aquella insòlita normativa laicista en una comarca de profundas raices cristianas con una medida que ponia en peligro la convivencia ciudadana. Se presagiaba un proximo curso escolar polèmico, que el Ministerio preparaba sustituir la fotografia de Niceto Alcalà Zamora en las escuelas nacionales por la de Manuel Azaña, al ser este designado Presidente de la Repùblica, episodio que ahora, setenta y cinco años despues, recordamos al relatar una de las efemèrides mas impactamtes del pasado siglo.
Azaña , remontandonos a aquellas fechas, habia sido nombrado presidente , contando en la investidura con 754 votos a favor y 88 en blanco. El Presidente hacia realidad su acuñada frase : "España ha dejado de ser Catòlica" , expresiòn mal encajada en una comarca aferrada a la tradicion cristiana , gente, al màrgen de la politica , emigrante a Amèrica y muchachas jòvenes se desplazaban a Barcelona para trabajar en el servicio domèstico . Los ànimos en ese escenario estaban caldeados y ,un grupo de verinenses firmaban un escrito contra la orden de supresion de la enseñanza religiosa, encontrandose entre los firmantes :el Diputado don Laureano Pelàez Canellas,, don Carlos Miñambres, don Benito Dièguez Amoeiro,,don Lino Garcìa Vàzquez,don Ramiro Mascareñas, don Alejandro Cid,don Càndido Contreras, don Amado Nieto (Juez municipal) don Jose Nieto, don Juan Nieto, don German Aguirre, don Sergio Limia, don Juan y don Ricardo Guerra Valdes..Recordamos aquellos dias de junio con agitacion en la Capital de la Provincia cuando estudiantes de bachillerato acudimos en taxi a examinarnos en la convocatoria de junio al Insituto General y Tecnico en un dia de incidentes por la muerte de un joven acribillado a balazos, obreros heridos en una manifestacion, episodios que ,al cumplirse 75 años, reproduce el diario "La Region" en la seccion de Maribel Outeiriño, en la hemeroteca, fiel reflejo de lo que nos toco presenciar aquellos dias de exàmenes de Segundo de Bachillerato, que ahora refrescan la memoria los "indignados". Asi fue aquel escenario pre bèlico de un junio verinense donde los dias de la revolucion de Asturias del 34 aun estaban recientes en la memoria.
Julio se iniciaba en Verin con amenaza de huelga y la anunciada presencia de obreros del ferrrocarril presagiaba nubarrones de confrontacionen en el ambientea. Los atentados acaecidos en Madrid con el asesinato de Calvo Sotelo en la madrugada de 13 en una camioneta de la Guardia de Asalto motivaron que aquellos dias de mediados de mes marcasen la tension que abocaba a una guerra. En Verin los sindicatos CNT y CGT convocaron en sus sedes a afiliados, el alcalde Carlos Reino Caamaño, medico con domicilio en la Avenida de Portugal, cerca del Colegio de los Hermanos, acudio a su despacho en el Ayuntamiento en la Plazuela de la Merced, donde redactò al escribiente Sergio Romero, apodado "Piernillas" citaciones al grupo de somatenes para que se concentrasen con escopetas y armas cortas, al objeto de mantener el orden en la Villa, donde el vecindario estaba alarmado por los acontecimientos que se habian extendido como reguero de pòlvora.
Quien conocia la situaciòn por la que atravesaba la comarca fue, sin duda, nuestro maestro y amigo Bartolomè Mostaza Rodriguez, sanabrès, director de la Escuela Oficial de Periodismo y subdirector de "Ya", cuando, en su despacho, nos facilitaba datos para incorporar a la Memoria sobre periodismo en Verin. Mostaza, vinculado al Alzamiento orensano, abogado en ejercicio ,desde el primer momento , fundo y dirigio en Orense el periodico "Arco" llego a Verin al objeto de contactar con miembros de la Vieja Guardia de la Falange, mantuvo --segun nos relataba-- reuniones con grupos portugueses coordinando la accion conjunta. El sanabrès coincidia con versiones de otros protagonistas recordando aquellos momentos en una historia que, con el tiempo, fuimos conociendo puntos oscuros desconocidos de la misma, cuando fuerzas de la Guardia de Asalto de la Capital llegaron a Verin a las que se unieron grupos de milicias de Falange, Requetes y de la JAP a las que pronto se sumaron "Caballeros de Santiago".,controlando las milicias la confusa situacion y ,en pocas semanas ,colaboraron manteniendo el orden publico.
Fue larga aquella primera noche prolegomeno de una guerra , que se iniciaba en la Villa con la citacion del alcalde Carlos Reino Caamaño, coruñès de 47 años, convocando en la Plazuela, entre otros ,los vecinos : Josè Dobarrio, conocido como Pepe Miguel, quien, años despues ,nos relato lo que habia vivido en el grupo formado por Ramon Quintas ,"Peludo",Antonio Hervella " Toto Mosquito", Avelino Sola Castro "Faldrepas", Luis Parada o "Farrapeiro",el Sastriño da Veiga ,activista destacado, Jose Losada, Manuèl Cadavid, los hermanos Manolo y Pepe Sola , los "Pirocas" el maestro Pedro Justa Castro y su hermano "Romanones", jose Garcia Cabido "Patolas", Ernesto Ramos, Gerardo Rodriguez y su hijo taxista Alvarito y Sixto Salgado, estos tres fusilados despues de ser sometidos a Juicio militar sumarisimo.
Quizà quien conservo con lucidez y realismo aquella jornada, como somatèn ,fue el maestro Pedro Justo Castro, con quien mantuvimos amistad en los años cincuenta, al igual que con sus hijos varones Pedro y Antonio, compañeros de estudios . En mas de una ocasiòn nos dijo don Pedro que acudio a la concentracion para defender su conviccion republicana, portando , segun decia, una vieja escopeta, sin municiòn, como costa en el atestado al serle intervenida el arma, y conseguimos otro relato del confitero de la calle Mayor, Constantino Gago con quien coincidimos en la sala de espera de la Estacion de Leon, recordaba que acudio a la concentraciòn con una canana de cartuchos y, camino de la Plazuela ,habia lanzado dos disparos al aire.
Otro maestro de la comarca que ejercio en Correchouso de Laza, apellidado Bazal, es citado por el escritor Gerardo Dasairas Valsa, sobrino del Maestro natural de Caldeliñas Emiliano Valsa, en un relato biografico con citas de la vinculacion de Bazal a la Asociacion de Trabajadores de la Enseñanza Orensanos (ATEO) ,quien consiguio huir a traves de Portugal embarcando rumbo a Cataluña uniendose a leales a la republica , culminando su vida en Tolouse, donde, segun escribe Gerardo Dasairas, escribio poemarios y un relato: "¡Ay de los vencidos!." Es probable que aquel enseñante zamorano se relacionase en la Comarca con los maestros Primo del Rio, de Vilardevos, y Luciano Cores, de A Rasela,, quienes ,aprovechando el disfrute de vacaciones ,huyeron no incorporandose a sus escuelas conocedores de que pesaba sobre ellos una orden de busca y captura.
Ahora, setenta y cinco años de aquel momento, ya historia lejana de la Villa quedan viejas confidencias hechas por sus protagonistas, parte de ellas recogidas en publicaciones y relatos de una noche para no dormir, entonces avecindado en Abedes, donde procedente de Vilardevos llegaba a media noche el autocar de Empresa Alvarez de Soutochao, vehiculo que a la altura de la Casa Rectoral, alguien detuvo alertando a los ocupantes : "En Verin acaba de chegar o exercito". Ni que decir tiene que la desbandada de trabajadores de la via fue total, huyendo campo a traves alejandose de la carretera.
Fue al dia siguiente cuando comprobamos en Verin que la poblaciòn estaba amedrentada, la Guardia Civil al mando del Capitan Ros y carabineros al del capitan Martin Esperanza,controlaban la situacion apoyados por fuerzas orensanas enviadas por el jefe del Regimiento Ceano Vivas y unas escuadras de falangistas que establecian el puesto de mando en la terraza del Casino. Habian sido detenidos horas antes sindicalistas, el alcalde Reino Caamaño,el director propietario del "Tamega", don Lino Garcia Vazquez ( "Clarinete") y los hermanos Ramon,Manuèl y Emilio Fuentes Canal, del Hotel Dos Naciones, ante cuya puerta principal la fuerza habia estacionado el coche del general Juan Garcia Gomez- Caminero, vehiculo que presentaba impactos de bala al ser tiroteado en las cercanias de Sanabria, huyendo el comisionado del ministerio de la Guerra y sus ayudantes por la frontera portuguesa en direccion a Braganza, regresando a Madrid por Badajoz el 4 de agosto, segun nos comento recientemente en Leon, su sobrino Javier Garcia, Magistrado en Canarias, quien conocia la odisea de su tio al fracasar en Leon y en el intento de entrevistarse en Orense con Jose Ceano-Vivas Saban y el Teniente Coronel Jefe de la Caja de Reclutas Luis Soto Rodriguez quienes permanecian a la espera de ordenes de Capitania ,segun relata Fernando Melero Fernandez en "Anecdotario de la Falange de Orense". En Verin el ambiente se mantenìa tenso desde inicios de verano a raiz de los escritos remitidos a la Inspecccion y Delegacion del Ministerio de Instruccion Publica por el ministro Marcelino Domingo Sanjuan quien durante el conflicto armado estuvo al frente de la cartera hasta su traslado a Francia donde fallecio en marzo de 1939 un mes antes de finalizar la Guerra. Se daba la circunstancia de que su secretario en Instruccion Publica y Bellas Artes era el verinense Manùel Garcia a traves de quien se hizo llegar el rechazo a la nueva norma educativa de implantar la enseñanza laica y la expulsion de los HH de las EE.CC.
El primer bando del mando militar con fecha 20 de julio se hacia publico en Verin, en el que el Comadante Jefe de la Provincia hacia saber la Orden de la autoridad de la Octava Division declarando el estado de guerra en la Provincia y, con tal motivo ,se dirigia a los ciudadanos invocando su cultura y patriotismo, reiteradamente probados y conocidos en toda España, para que el trànsito de poderes "transcurra con toda tranquilidad", confiando en que cada ciudadano "ponga de su parte para el mantenimiento del òrden, evitando asi inutiles derramamientos de sangre a que daria lugar la enèrgica sanciòn de cualquier tentativa para perturbar el orden".
Añadia el històrico Bando que el mando militar esperaba una prueba de alto sentido ciudadano para evitar la aplicaciòn de rigidas sanciones propias del Estado de Guerra que se declaraba, con sanciones previstas en el Codigo Militar y en materia de orden publico, concluyendo el Bando de que se trataba de un movimiento "eminentemente militar y patriòtico" que estaba triunfando rotundamente en España con entusiasta colaboracion y no existia mas poder legitimamente constituido dimanante del movimiento "a cuyas autoridades y noticias habeis de prestar exclusivamente asistencia y crèdito".
Por el mando militar se encargaba al Gobierno Civil de la provincia y al señor Presidente de la Audiencia Provincial mantener el orden con "normalidad absoluta" en todo su territorio de mando.
Asimismo se hacian saber otras instrucciones, a partir de esa fecha, de que todas las publicaciones estaban sometidas a censura y los funcionarios pùblicos al frente de sus destinos si no deseaban verse sometidos a expedientes de suspension de empleo, sueldo y funcion y quedaban icautados los vehiculos de motor,permitiendo que circulasen con licencia especial para cada caso y viaje.
Aquellos dias habia instrucciones concretas que subrayaban la importancia de las victorias y ocultar consecuencias negativas de derrotas para construir una imàgen de prestigio entre la poblacion.
Dado el periodo vacacional uno de los cuerpos mas controlados en la comarca fue el Magisterio. que aprovechando las ferias de cada 11 de mes acudian al habilitado a percibir sus nominas, en este caso los haberes se entregaban en el Bazar e Imprenta de Lino Garcia Vàzquez, y se reunian en un local escuela inmediato en la Plaza de Garcia Barbon. Fue ese dia once de julio la ultima vez que los maestros acudieron al habilitado ya que ,ocho dias despues,, estallaba la guerra y se precintaba el local en el que estaba instalada la imprenta donde se editaba ·"El Tamega", y detenido el propietario y habilitado del magisterio.
A raiz de los acontecimientos recientes sobre la disposicion ministerial laicista, la autoridad gubernativa, a traves de alcaldias, pedanias, Guardia Civil y Parrocos se solicitaron informes sobre el personal de la enseñanza, con pliegos de cargos que los interesados tenian que contestar en un breve plazo de diez dias, elevandose las propuestas de sancion a la Comision de Enseñanza que las hacia efectivas.
Ello, en cierto modo, provoco caos al iniciarse el nuevo curso escolar , con profesores expedientados y otros huidos. situaciòn que se soluciono mediante interinidades y la reincorporaciòn de varios expedientados.
Ahora, setenta y cinco años despues, podemos aportar datos ,en parte recogidos de los "Libros de Visita de la Inspecciòn" que tuvimos oportunidad de conocer.

En nuestro libro "De ayer a Hoy", editado por la Asociacion de la Prensa Leonesa , libro que presentamos en el Colegio Amaro Refojo , se recoge un capitulo de "Confidencias" (pàg. 30) un relato inèdito facilitado por del militar verinense Ignacio Estèvez Estèvez, suegro de anuel Fraga,quien relata el episodio de Garciia Gomez-Caminero , el vehiculo , donde a la vista de curiosos, en un asiento, estaba el fajin y carpetas del general. Inspector del Ministerio , relato al que remitimos a los lectores .Posiblemente este dato del vehiculo negro, estacionado frente la puerta de entrada del Hotel"Dos Naciones" ,no aparezca recogido en relatos ,y Mostaza no recordaba en las conversaciones que mantuvimos en su despacho de la Editorial Catolica.
De aquellos meses convulsos recogemos el relato de Jose Alvarez Limia:"Los combatientes carlistas en la Guerra Civil Española" que hace referencia a sus hermanos movilizados, entre ellos Rafael, popular sastre y guardia municipal, su hermana Celsiña, dama enfermera en el Hospital de Cabreiroa,y la tia de ambos Celsa Alvarez ,quien, con ocasion de la visita del General Millan Astray a la villa orensana y su alococion en la Plaza de Garcia Barbon, acto al que asistimos y en el que leyo una cuartilla Ramon Taboada Chivite. Recordamos que al finalizar la proclama se acerco al ilustre militar la tia de los Alvarez Limia haciendole entrega de alhajas de oro y monedas de plata con destino a la causa. Otras mujeres asistentes al mitin siguiendo el ejemplo de Celsa entregaron alianzas de oro ,pulseras y medallas, que Millan Astray, alzando la voz exclamo emocionado:" Estas damas de Verin dan ejemplo que no esperaba que para mi sera el mejor recuerdo de esta visita. Gritad conmigo:¡Viva la legion" . ¡Viva la muerte!...¡vivan estas mujeres de Verin!..".
Recordamos, que ,en el primer momento, llegaron a la Villa los primeros voluntarios legionarios portugueses alistados en Chaves.
A medida que pasaban las horas aumentaba la tensiòn en muchas familias ,al producirse la detenciòn de implicados y simpatizantes de grupos de izquierda, llenandose la prision de afines al gobierno de Azaña.
Entre las personas quiza injustamente detenidas aquellas fechas se hallaba en la càrcel verinense el periodista Felipe Fernandez Armesto, arrestado en su residencia veraniega de la Mezquita, donde disfrutaba vacaciones estivales. Asi, años despues, acompañado de su esposa la tambien periodista Maria Victoria Fernandez Latorre vinculada al periodico coruñes "La Voz de Galicia nos relato aquel episodio en Verin donde habia sido trasladado por falangistas con vecinos de la comarca de Gudiña, supuestamente sindicalistas del ferrocarril Zamora -Orense. "Augusto Assia", manifestaba que aquel viaje en camioneta "fue el mas largo y penoso de su vida",detencion que un familiar apresuro a comunicar por telefono a Bartolome Mostaza .intimo amigo de la familia Fernandez Armesto.
Horas despues de ingresor en la carcel de Partido llego procedente de Orense Bartolomè Mostaza ,con orden expresa del mando militar y ,bajo su responsabilidad para llevarse consigo a la Capital al arrestado , que permaneciò en su domicilio antes de trasladarse a Burgos para formar parte del primer gabinete de prensa gubernamental.
Coincidia el relato de Felipe Fernandez Armesto, "Augusto Assia" con la version de Bartolome Mostaza quien reviso datos para la " Memoria " del periodismo en Verin que escribimos bajo la supervision del profesor Jose Altabella ,autor de un articulo para un monografico extraornario de "La Region" , al que hicimas referencia en "Ràfagas", la califica como uno de los mejores estudios sobre periodismo orensano , el mismo concepto que tenia Enrique de Aguinaga ,tambien profesor emerito de la Escuela, con quien compartimos amistad en Ourense y las reiteradas visitas a Verin.
Desconocemos si el episodio protagonizado por Fernandez Armesto y Mostaza fue reseñado en algun trabajos que recoja la correspondencia personal ,que nos consta mantuvieron en aquella etapa, y nunca se hicieeron publicas, quedando referencias similares a la de este relato que en cierta ocasion pudimos escuchar en San Lorenzo y Veiga do Xeixo ,donde Augusto Assia y Bartolome Mostaza tenian vinculos con personas de ambas pedanias.
Asi estaban las cosas en aquellas fechas ,recordadas con diversos matices como los escondites de aquellos "topos", fugas y huidas hacia la frontera donde, cada cual contaba su "odisea" y en largos atardeceres recogimos en una tertulia del "Casino" episodios de los que fueron testigos el entonces mèdico de Oimbra, don Pedro Gònzàlez Fuentes, de los que sus hijos tuvieron constancia para publicar los mismos en sus amenos libros de relatos que forman parte de la historia de la comarca y que en este setenta y cinco aniversario, fecha simbolica ,como ,en su momento ,lo fue la de los "veinticinco años de Paz " y la del cincuentenario en la transiciòn, pero, el escenario siempre el mismo, ahora mas reposado, ya que el tiempo cerro heridas abriendo otras que son parte de la historia iniciada hace setenta y cinco años.
Como decian los viejos de entonces:"Librenos Dios dun xa foi" para que no se repita tan dramàtico momento.
Si nos atenemos a confidencias de alguno de los militares verinenses que participaron en el primer momento nos merecen credubilidad relatos del Capitan Manuèl Sanchez Benito,hijo de la comarca ,con residencia en la Villa, quien , bajo su mando, aquel dia viviò uno de los momentos dramàticos al frente de la fuerza de los puestos de Trives, Viana y Valdeorras en un enfrentamiento a la entrada de Vilamartin.En version de Sanchez Benito
Segun Sanchez Benito, se encontraba disfrutando vacaciones y, el 13 de julio, a raiz de los asesinatos en Madrid del Capitan de Asalto Castillo y de Calvo Sotelo, se reunieron en la Casa Cuartel de Carabineros los capitanes jefes de linea Juan Ros, Manuel Sànchez de la Benemèrita y Martin Esperanza de Carabineros, para conocer una orden de la Comandancia alertandoles ante posibles incidentes suscitados por lo ocurrido en Madrid con el lider conservador Calvo Sotelo y alarmantes noticias de posibles altercados y la intervencion inmediata de los puestos de la Provincia
Asi, en la tarde del 18, los capitanes Ros y Martin Esperanza abortaron la concentracion obrera en Verin en nombre del Gobierno de Madrid y Sanchez Benito se hizo cargo del personal de la Guardia Civil de los puestos del Bollo y Trives, y al frente de una caravana en camiones se dirigian al Barco, sede de la Caja de Reclutas ,al mando de un Teniente Coronel, teniendo como objetivo Ponferrada y las comarcas mineras., contactando con el acapitan de la Guardia Civil Romàn Losada al mando de los sublevados y controlar la cuenca minera berciana foco de resistencia republicano al mando del teniente de asalto asturiano Alejandro Gòmez Menendez que fue desarmado despues de parlamentar en la Casa Cuartel de la Benemèrita. donde ,segun la version de Sanchez Benito, trataban de apoyar a fuerzas de la Benemèrita de la tercera linea de Villafranca y zona berciana, a la espera de la llegada de otros contingentes del Regimiento Infanteria Zaragoza numero 12 y los mineros intentaban volar el puente de la Puebla sobre el Sil.
Segun la version de Sànchez Benito, a la entrada de Vilamartin, fueron tiroteados por un grupo de vecinos, atrincherados en el puente del canal que desagua en el Sil, alcanzados por las balas de carabina de un guardamontes, falleciendo en el enfrentamiento dos agentes de la Guardia Civil y otros cuatro heridos de gravedad, lo que obligo a la caravana a retroceder a los puestos inmediatos de Rua y Petin donde fueron atendidos los heridos, mientras el personal del puesto de Vilamartin permaneciò atrincherado en los dos pabellones, aledaños a la carretera de Ponferrada-Orense.
Aquella noche el pueblo permanecio en poder de gente armada que incendio el templo parroquial, siendo pasto de las llamas imàgenes, entre ellas un valioso Nazareno.
A la mañana siguiente --segun el testimonio del Capitan Sanchez Benito-- la fuerza ,reforzada con militares y falangistas, ocupo ,sin resistencia ,el pueblo de Vilamartin del que era concejal el veterano lider comunista Santiago Alvarez Gomez, que se daba la circunstancia de estar hallarse ausente por asistir en Madrid a una convocatoria politica, sorprendiendole el Alzamiento sumandose a los defensores de la Capital hasta el final de la contienda que huyo a Cuba, donde adquirio la nacionalidad cubana y contrajo matrimonio, quien, en una de las varias entrevistas, nos comento su etapa de comentarista de "Radio España Independiente" (La Pirenaica), asi como la situacion polìtica de Valdeorras aquellos dias previos al 18 de julio.
Asi,pues, para nosotros, han sido valiosos los relatos del Guardia Civil Verinense, quien, no solo vivio uno de los hechos luctuosos de hace ahora setenta y cinco años, ya que fue uno de los testigos que permiten ordenar y poner hoy en conocimiento de nuestros lectores perfiles inèditos de un hecho que fue historia de aquellos dias. del que ,en parte ,tambien fuimos testigos
En Verin se estableciò el cuartel general de fuerzas del ejercito, guardia civil, falangistas y tradicionalistas. Se recibian y se daban ordenes estableciendose especial vigilancia a lo largo de la carretera Villacastin-Vigo, donde equipos de pontoneros repararon voladuras de puentes para permitir el paso de vehiculos y transportes militares.Semanas despues se habilito el edificio Carrion como Cuartel de milicias, arrojandose al pozo de la huerta armas cortas requisadas, colocandose en la pared lateral el yugo y las flechas y potentes reflectores. En la terraza del edificio inmediato propiedad de don Laureano Pelaez Canellas se instalo un puesto de vigilancia antiaerea para control de aviones.
Fue con Santiago Alvarez Gomez con quien mantuvimos conversaciones recordando aquellos dias de inicio de una Guerra que iba a durar tres años. Por ello nos permitimos incluir en el comentario un trabajo que, en su momento, publicamos y conviene incluir ahora.
Como el mismo decía, fueron años duros, para no olvidar a la hora de ir formando su trayectoria revolucionaria que, en 1927, le llevo a iniciar una política de izquierdas que al proclamarse la republica en febrero de 1931 contacto con grupos afines al partido comunista de la Unión Soviética, afiliándose a esa formación para convertirse en pocos meses líder encabezando manifestaciones proletarias en a Rua y Vilamartin, como alguna que presenciamos en los aledaños de la Plaza , donde por vez primea escuchamos "La Internacional" y al grito de "U.H.P." y "Viva Rusia" se celebraban mítines en los que no faltaba aquel maestro Justo Prada Lopez, popularmente conocido como "don Justito", nacido en Vilamartin que se afilio al PSOE aquel año 31, quien al estallar el alzamiento huyo a Asturias donde trabajo, ademas de maestro, como cocinero , obrero en un batallón de fortificaciones y, al caer Gijón en manos de los nacionales fue detenido y juzgado se le condeno a muerte, fusilado el 20 de noviembre de 1937 que Santiago nos decía fecha de día y mes que coincidía con las de las muertes de Jose Antonio y Francisco Franco. En 1931 Santiago Álvarez había fundado el sindicato de la Federación de Traballadores da Terra de la U.G.T.
En 1934, Santiago Álvarez mantuvo en su pueblo un encuentro con los dirigentes de la revolución de Asturias, Belarmino Tomas y Peña, reuniones que siguieron llevándose a cabo con sindicalistas mineros de Bembibre, distribuyendo propaganda revolucionaria, que contribuyo a que los sucesos del Principado encontrasen apoyo al sumarse la cuenca minera de Fabero. El haber sido Álvarez uno de los firmantes del manifiesto fue motivo de su detención e ingreso en prisión durante unos meses.
Al conseguir el frente popular ganar las elecciones en Abril del 36, Santiago fue elegido concejal del Ayuntamiento de Vilamartin y al producirse el Alzamiento, el 18 de julio, contra lo que algunos creían estaba en Valdeorras, lo cierto es que se hallaba en Madrid, representando a las Milicias Populares Galegas que inspiro Castelao. No pudiendo regresar, quedando en la Capital, siendo nombrado Comisario Político, integrándose en la XI División de Enrique Lister para organizar la defensa durante el asedio y según nos manifestó en una de las varias ocasiones que coincidimos en actos públicos, participo en los combates, de Guadarrama, Brunete, Belchite, contra voluntarios +camisas negras+ en Guadalajara, donde, al lado de estos, tomaron parte falangistas de Rua, Barco y Vilamartin, uno de los cuales nos recordaba la derrota sufrida a manos de los republicanos.
Al finalizar la guerra, Santiago Álvarez se exilio en Francia, la República Dominicana y en Cuba, donde permaneció hasta 1944 y consiguió la nacionalidad cubana casándose con una "guajira", documentación que aprovecho para venir a España en agosto de 1945, siendo detenido, noticia que conocímos en Vilamartin, donde disfrutábamos de un permiso y era muy comentada la detención,y su paso por la Dirección General de Seguridad donde --según nos manifestó-- permaneció tres días sometido a
interrogatorios, siendo juzgado en consejo de guerra, ingresando en las cárceles de Alcalá, Logroño y Burgos, indultado en 1954, retorno a Cuba, y Méjico, después de una breve estancia en Paris para participar en unas conversaciones buscando una salida a la dictadura mediante un acuerdo denominado de Reconciliación Nacional. En Méjico participó en la reorganización del partido comunista de Galiza, siendo elegido secretario general en 1973.
En 1976 regreso a España, siendo encarcelado en Carabanchel, y ya reconocido el Partido Comunista, desplegó gran actividad política en Galicia. En su calidad de periodista colaboro en publicaciones del partido comunista con temas de orientación política, sin olvidar años de la dictadura, al frente de los espacios noticiosos en lengua gallega en la emisora "Radio España Independiente", la "Pirenaica", como popularmente se la conocía, que transmitía desde las instalaciones de "Radio Praga". según nos comentaba, poco antes de su fallecimiento, las informaciones para la "Pirenaica" enviadas por personas anónimas que denunciaban hechos que no recogían los periódicos y, con retraso, se lanzaban a través de las ondas redactadas para "Mundo Obrero" en las oficinas de "R.E.I" , siglas de "Radio España Independiente".
Su falta de estudios no le impidió ser un autodidacta de aquel periodismo combativo, buen conversador como dejaba constancia en las ruedas de prensa a las que nos invito en diversas ocasiones de campañas del partido, y en sus libros, en especial los de +memorias+ que para los vilamartineses son interesantes sus recuerdos de hechos políticos de la comarca, como actos públicos que quedan reflejados con mucha fidelidad.
El primer tomo de la serie de "Memorias" se refiere a los primeros años del pasado siglo, en etapas de su niñez y mocedad en San Miguel y Vilamartin, citando a personas y la trayectoria política de las mismas. Un libro que invitamos a su lectura por ser noticia entre 1920 a 1936.
Entre sus libros editados, alguno agotado, esta la biografía y perfil humano y político de quien fue presidente de la Republica, Juan Negrin y un relato sobre su amigo el galleguista Castelao.
Trabajos de Santiago Álvarez, aparecieron en la publicación "Nuestra Bandera", que dirigió el leonés Manuel Azcarate, quien, en los primeros años de la transición nos hablaba destacando la figura intelectual y política de su compañero de Ejecutiva, y lo incluía como periodista político de primera línea. Uno de los puntales para la línea editorial de aquellas publicaciones de izquierda, proclives al régimen soviético hasta la caída del muro de Berlín, que repercutió en el comunismo histórico, que sostenía Santiago Álvarez, quien reconocía la evidencia de un cambio doctrinal.
En 1997, con ocasión de un viaje a Santiago de Compostela visitamos su exposición "Una vida en lucha", durante el almuerzo en un típico restaurante mantuvimos una larga conversación sobre años de lucha y viejos recuerdos de Valdeorras, de amigos y rivales políticos, y sus proyectos inmediatos, así como de personalidades, entre ellas el leones Félix Gordon Ordás, veterinario, exiliado en Méjico, donde desempeño el cargo de Presidente de la Republica en el exilio, fallecido, en 1973 cuyas cenizas trajo, a España su hija ,para depositarlas en León, donde se le rindió homenaje al que Santiago Álvarez no pudo asistir y le comentábamos que, en la casa donde había nacido Gordon Ordás , en su memoria se coloco una placa. Cuando redactamos este relato --escribiamos,entonces y reiteramos ahora -- tenemos que informar que la modesta casa en la calle de Puerta Moneda de León a 20 metros de nuestra vivienda, se halla en lamentable estado ruinoso, que, si nadie lo impide, desaparecerán las paredes y el recuerdo de quien fue primer presidente leones durante la Republica, quien, en la actualidad, al frente del gobierno esta Jose L. Rodríguez Zapatero, miembros del PSOE.
Con estos apuntes recordamos sucesos de un ayer lejano para ofrecer al lector cosas novedosas de aquellas fechas, relatadas por protagonistas de ambos bandos a los que durante dècadas nos unìo amistad y permite afirmar que somos notarios tras desaparecer por ley de vida los protagonistas. Asimismo, podriamos incorporar imàgenes que en nuestro archivo conservamos en documentales como "Carrilanos", reportaje de Rafel Cid para Television que incluimos en nuestro "Perfil" de Facebook con escenas realistas de obreros del ferrocarril Puebla-Orense, los tuneles de la muerte, detenciones con juicios sumarisimos a trabajadores sindicalistas y ejecuciones figurando entre las opiniones la de Jose Alvarez Limia con la presencia de obreros de la via en Verin en 1936, escenas de gran realismo adaptadas a la època.
Otro video domestico sobre el valdeorres Santiago Alvarez , gentileza de Pilar Fernandez, vecina de Madrid, reportaje inèdito de aquel històrico en el ocaso de su vida, arcòn de recuerdos ,destacando su participacion en la politica gallega aquellos años revolucionarios.
Posiblemente uno de los verinenses que mejor conocieron la situacion de Verin en el año 36 fue el abogado Indalecio Pazos ("Peideira") por participar en actos polìticos en las elecciones de febrero, y su contacto con los vecinos del "Dos Naciones", acompañando a los hermanos Ramòn, Emilio y Manolo Fuentes Canal , recorriendo pueblos de la comarca en el "Opel" marron de Alvarito Rodriguez, durante la campaña electoral. Los tres hermanos y el taxista corrieron peor suerte, al ser detenidos y juzgados en consejo de guerra sumarìsimo, que el abogado comentaba horrorizado por haber perdido a buenos amigos y agradecia el apoyo de su familia vinculado por parte de su esposa al influyente diputado Laureano Pelaez Canellas, a la familia Nieto, destacando su sobrino Manolo Casado Nieto, ilustre jurista, incluyendo los apoyos personales de los frailes mercedarios a traves de su hermana Elvira Pazos, esposa del administrador de Correos señor Vez.
Indalecio Pazos, recordaba los cargos a los que se vio obligado responder y fue testigo de lo que sucedio hace ahora setenta y cinco años desde su atalaya de privilegio, por tener el domicilio frente al Casino, en cuya terraza se instalaron los jefes militares y de milicias, planificando movimientos de control . Recordaba el abogado como al borde de la acera, frente a la entrada de su domicilio, habìa sido estacionado el vehiculo tiroteado del Inspector General del Ministerio de la Guerra, general Juan Garcia Gomez-Caminero, en las proximidades de la Canda, obligado a huir a Portugal.
Interesantes las revelaciones de Indalecio Pazos, testigo de excepciòn, con una memoria prodigiosa que permite reconstruir uno de los momentos històricos que viviò Verin en la primera mitad del Siglo, que añadimos a otros relatos de un ayer lejano para un hoy distinto de aquel 19 de julio ahora recordado.
Acercandonos a ser nonagenario, nacido en una dictadura presidida en 1923 por el capitam general de Cataluña Miguel Primo de Rivera hasta 1930, recordando que durante aquellos siete años se habia reforzado el firme de empedrado de la carretera Villacastin-Vigo y la del circuito nacional de firmes especiales estratègicos militares la de Ponferrada a Orense, con el nuevo Puente Nuevo que facilitaba el transito con el barrio de Canedo con la Estacion de ferrocarril. Despues la proclamacion de la Republica en 1931, con movimientos politico-sociales que culminaron con la formacion del Frente Popular en febrero del 31 que prometian un profundo cambio democràtico que apenas duro tres meses ,con la defenestraciòn del Presidente Niceto Alcala Zamora que dio paso a Manuel Azaña, a quien ahora las hemerotecas reproducen sus intentos laicistas de la enseñanza retirando privilegios seculares al clero que recordamos un verano caliente y convulso que ponìa fin a un règimen de buenas intenciones democraticas que Azaña no supo, o no pudo aprovechar que llevaron a un enfrentamiento de la sociedad española en un conflicto civil. Asi, pues , nuestra vida se deslizo por una Dictadura, una monarquia, la Republica, un regimen totalitario, una democracia y desconocemos la sorpresa inmediata, cuando uno paso por todo, lo vio todo, hasta alcanzar la vejez.
Por ello,hoy, en estas fechas , vienen a la memoria , 75 años despues, hechos que recuerdan los de aquel escenario, que pueden romper logros de una democracia con visos de no hallarse consolidada.
Aconsejamos la lectura de relatos recientes en "La Region" de Josè Alvarez Limia, con datos que el escritor retiene en la memoria vivencias de la època y cita en "Carrilanos", reportaje de la Television Gallega, al que añadimos un apunte de Santiago Alvarez Gòmez que hace referencia a la actuaciòn de mujeres en "Milicias populares gallegas" y al batallon de milicianas del que fue comisario , hace un perfil de Marciana Pimentel , una de las orensanas que pertenecian al servicio domèstico madrileño. y facilito datos de Paulina Martin. Enriqueta Otero Blanco y Asuncion Casado Atanes, militante del Partido Comunista, fusilada en agosto de 1936 a los 38 años.
Cuando recopilabamos informacion sobre el accidente del tren correo de la catastrofe ferroviaria en Torre del Bierzo, el 3 de enero de 1944, entre los fallecidos localizamos el nombre del historico sindicalista Alfonso Ortega Prada,sanabrès quien ,con militantes de A Gudiña y la Mezquita, figuro en el grupo que el dia del alzamiento actuo en la zona de la raya enlazando con destacados dirigentes del Bollo.
La relaciòn de mujeres milicianas combatientes , colaboradores del Comisario politico republicano Santago Alvarez Gòmez , la suerte que siguieron despues de participar en los primeros dias de guerra , figuran testimonios familiares en poder deL comentarista valdeorres en las emisiones en lengua gallega de la emisora "Radio España Independiente" .
Una de las colecciones de relatos de los primeros años de la Guerra Civil se conservaban en la Casa Rectoral de Cabreiroa, publicaciones que tuvimos oportunidad de consultar, habiendo sido facilitadas al Abad por el Ministro Conde de Jordana al que le unio amistad, habia profusiòn de imagenes de quema de conventos,profanacion de tumbas de religiosas y la impactante fotografia del "fusilamiento" del Sagrado Corazon de Jesus en el monumento del Cerro de los Angeles de Madrid.Revisando libros y manuscritos, al margen de las colecciones citadas ,,nos vimos sorprendidos por un cuaderno de puño y letra del clerigo Clemente de Araujo Soto , manuscrito procedente de la casa rectoral de Abedes, de la que fue Abad este escolapio ilustre fundador de un centro de las escuelas Pias.,manuscrito que suponemos se encuentra en los Archivos Diocesanos.
Interesantes las vivencias recordadas por dos guardia civiles voluntarios de un grupo de requetes Cristo Rey, Jose del Rio Lòpez, tio carnal de la poetisa Angelines del Rio Nieves, fallecido en Verin a los 87 años, pariente del voluntario Norberto Nieves Portela muerto en el frente ,y Jaime Pallin Zaton con quien departiamos fines de semana en su residencia de Cistierna. Grabadas en su memoria,, con impresionante lucidez aquellas fechas previas y siguientes al inicio de la guerra y anecdotas con otros requetes --Luis Sanroman, Antonio Alvarez Limia, su hermano Pepe, y el alferez al mando del grupo orensano Ricardito Cid Toubes hijo y nieto de carlistas ,hermano del farmaceutico Alejandro a quienes les unia amistad con el veterano periodista Manuel Gonzàlez Cerezales , Requete que lucho bajo la bandera tradicionalista, y el pretendiente Carlos Hugo, como figura en la letra del himno "Oriamendi". Jaime Pallin Zatòn relataba en conversaciones en Cistierna que su cuñado Felipe Martin, capitan de carabineros en La Coruña, cuando se produjo la sublevacion le comento que estaba informado por sus superiores de lo que se avecinaba, recordando que un mes antes habia nacido en la capital gallega su sobrino el Magistrado Emèrito Jose Antonio Martin Pallin, hijo de Felipe y Aurora Pallin. Semanas despues del alzamiento hallandonos en la estacion de Vilamartin de Valdeorras pasando el verano, se detuvo un transporte militar en el que se dirigian al frente asomados a la ventanilla del vagon vimos a los hermanos Cid Toubes, en una sofocante tarde y le proporcionamos dos botellines de gaseosa de bolita de cristal, episodio que ,años despues, recordabamos la escena en calurosos meses de agosto verinense.
De los relatos de requetes, recomendamos los de Jose Alvarez Limia, quien fue entrevistado para el diario "Atlantico" en fecha reciente, el 22 de abril de 2011 y conservamos sus intervenciones en "España en la Memoria", con el amigo Alfonso Arteseros, audiovisual que conservamos, al igual que otra breve aparicion en el documental "Carrilanos", recordando el ambiente de hace setenta y cinco años con la presencia de trabajadores del ferrocarril en Verin.Obreros del trayecto Sanabria-Laza que acababan de conseguir que la jornada laboral quedase reducida a 44 horas semanales ,una de sus reivindicaciones que no se recogen en el documental del que hicimos entrega de copias al alcalde de Verin, al Colegio Amaro Refojo y colaboradores y amigos lectores de esta Pagina, pero si vimos en la hemeroteca de "La Region" en la seccion "Historia en cuatro tiempos" de Maribel Outeiriño.
Una de las personas que disponia de informacion en le villa, que por su grandiscreccion nunca revelo a investigadores fue el venerado Abad don Santiago Rodriguez, citado como testigo en un juicio militar sumarisimo saliendo en defensa de uno de los acusados penados a muerte, siendo recriminado el clerigo por un miembro del Tribunal ,llevando el duro peso de aque juicio durante el resto de su vida. Conservaba don Santiago en su despacho parroquial, escritos que solicitaban informes personales de verinenses movilizados durante la guerra, entre ellos los de Julio Anta Salgado, nacido en Verin, cabo del Regimiento de Simancas de Gijon, quien el dia del Alzamiento se unio al bando republicano donde alcanzo el grado de teniente, por lo que se le condeno a 12 años de reclusion, en el mismo juicio sumarisimo en el que se condenaba a muerte y fue fusilado el 2o de noviembre de 1937 el maestro nacional de Vilamartin de Valdeorras Justo Prada Lopez destacado militante socialista. Otro informe solicitado al Abad se referia al soldado Manuel Gallego Dalama, quien, al ser llamado a filas y destinado al frente se paso al bando republicano, por lo que se le condeba a cadena perpetua, igual pena que a otro vecino de Verin Jose Toro Diz, penas que al ser revisadas se tuvieron en cuenta los informes favorables de don Santiago Rodriguez y conmutadas.
La misma discreccion del Abad la mantuvo el politico don Laureano Pelàez Canellas, quien ,tambien nos consta ,testifico en favor de personas sujetas a expedientes relacionados con el alzamiento. En Verin se encontraba disfrutando vacaciones de verano aquellos dias de julio el escritor y periodista Jose Maria Pereda Alvarez, maestro de Vivero, alojado en la "casona" del Puente ,vivienda de su tia doña Amelia Delgado Taboada, viuda del coronel de infanteria don Manuel Dièguez, periodista que entre sus manuscritos no reflejo sus vivencias aunque recordaba el ambiente de tensiòn de aquellos momentos.
Del hecho historico se filmaron varias peliculas a cuya temàtica hay que añadir aqui la mas reciente:"La conspiracion" , escrita por Elias Querejeta y dirigida por Pedro Olea, donde se hace referencia a la fecha que ahora recordamos, mostrando el papel desempeñado por el General Mola en el golpe militar, donde se recoge que el promotor del golpe fue Mola, como organizador de los contactos ,quien decidio la hora y fecha, y no Franco. No es un filme de accion si no una visiòn de la dimension personal de Mola, interpretado por Manuèl Moròn . Una version que pretende ofrecer un aspecto de la conspiraciòn de aquel primer momento con luces y sombras segun los historiadores.
En estas fechas previas al 18 de julio seguimos con interès las secciones de hemeroteca de diarios gallegos, en especial la de Maribel Outeiriño en "La Region", y en "Diario de Leon", que desconocemos los motivos que le llevaron a suprimir noticias de hace setenta y cinco años, escamoteando cinco años de historia a los lectores, precisamente las fechas en las que el verinense Ignacio Estevez Estevez fue primer gobernador Civil y el lucense doctor Emilio Loaces primer alcalde del nuevo regimen, conservando recuerdo de ambos y confidencias. En fecha reciente el "Diario·, al referirse a unos manuscritos de Loaces titulaba:, "Franco mando fusilar a Loaces, por mason" ,cuando en realidad aquel entonces alcalde murio de infarto jugando una partida de naipes con el periodista y sacerdote Antonio Gonzàlez de Lama fue quien aplico auxilios espirituales. Fue la nieta de Loaces quien contacto con el periodico para que rectificase la noticia que no se ajustaba a la realidad ya que la desditucion del alcalde nos consta qe fue por hedillista al caer Hedilla en desgracia. Periodico que ahora nos sorprende dando un salto de cinco años en su hemeroteca de 105 años de existencia.
Otro de los protagonistas , represaliado, con antecedentes narcosindicalistas , que permanecio encarcelado en San Marcos y Puerta Castillo de Leon, con otros politicos, fue nuestro compañero de Redaccion de "Proa" el poeta y escritor Victoriano Cremer, quien ,en su libro "Ante el espejo" ,escribe vivencias personales de las que nos hablaba a lo largo de dècadas que, diariamente ,compartimos en aquella redaccion. Crèmer , fallecido a los 102 años, nos relato su pasado y como sufrio cautiverio hasta su incorporaciòn al diario "Proa" desde su fundaciòn en noviembre de 1936, donde firmaba como "Asterisco" y "Vick", y tuvimos oportunidad de tener a mano entre otros textos los fascìculos de la "Historia de la Cruzada" con claros y sombras en referencias al alzamiento en Galicia y Leon , que comentabamos y puntualizàbamos las citas referidas a Orense, Verin y Leon.
Quizà nadie mejor que Victoriano Crèmer Alonso podia obsequiarnos con aquellos recuerdos, incluyendo en su libro "Ante el espejo", una fotografia en la que aparecemos conversando con el periodista astorgano Lorenzo Lòpez Sancho, redactor de ABC, tambien represaliado en 1936.Cronista de Madrid donde firmaba sus crònicas como "Isidro" y nos decia que se sentia gallego ,ya que al aprobar las oposiciones de maestro su primera escuela fue en La Coruña, donde ejercio el periodismo en "El Ideal Gallego" en los años cuarenta y al ganar oposiciones a justicia fue funcionario en el juzgado de Instruccion. Precisamente escribimos este comentario cuando el 14 de julio Lopez Sancho hubiese cumplido los 101 años.
La historia del dia a dia, queda reflejada en centenarios periodicos ,recordando pequeños acontecimientos domèsticos, con mas fidelidad que la recogida por historiadores e investigadores ,con versiones ,que ,en ocasiones , se alejan de la realdad de hechos, que quedan testigos de lo acaecido en cada lugar en pequeños ecos de sociedad facilitados por corresponsales ,notarios de cuanto sucedia en los pueblos.
Con este recuerdo dedicado a Estevez, Gobernador Civil , Loaces, Alcalde, y Crèmer ,escritor que conociò a ambos ,agradecemos testimonios de hechos de los que fueron protagonistas y permiten ,ahora ,al paso de los años escribir este comentario de memoria històrica, en tal caso ,si se nos permite, aportando la nuestra.