Páginas vistas en total

jueves, 16 de mayo de 2013

Tres "Grandes depresiones" o colapsos en el transcurso de un siglo y medio.

Historia: Ciencia Social.: Tres "Grandes depresiones" o colapsos en el transcursode un sigloy medio...:

 ¿Por qué se pudo originar tal cataclismo mundial que ni siquiera los más acérrimos enemigos del capitalismo podían imaginar?. Tras la Primera Guerra Mundial el escenario que se dibujaba en Europa y EEUU era complejo pero durante la década de los años 20 pareció superarse, pero todo fue un espejismo como veremos.

Según Martínez Carreras en su obra Introducción a la Historia Contemporánea, Siglo XX:

"El fascismo es un producto del capitalismo monopolista e imperialista" -indica Ernest Mandel-, cuya victoria temporal en Italia Alemania y España no es el resultado de ciegas fuerzas del destino, inaccesibles a la acción de los hombres y las clases sociales, sino que es consecuencia de las relaciones económicas, políticas e ideológicas entre las clases sociales del capitalismo tardío, y que pudo desarrollarse con rapidez durante estos años por tres razones: su naturaleza real no había sido correctamente comprendida, porque sus adversarios carecían de una teoría científica del fenómeno, porque la teoría dominante en la época era falsa e incompleta...
Aunque un grupo de banqueros intento evitar la caída comprando numerosas acciones, el martes 29 de octubre de 1929 fue el más desastrosos. Había comenzado la "Gran crisis del crack del 29", la que traería a Hitler al poder derivando en la Segunda Guerra Mundial.


 Parece sorprendente como las democracias liberales no hicieron nada por evitar el fortalecimiento de Alemania hasta el punto de que dejó de pagar las reparaciones de guerra y creo un potente ejército, así como que el movimiento socialista y comunista internacional se entretuviesen en pelearse entre ellos en lugar de observar científicamente la situación que se estaba produciendo en países como Alemania o Italia.

Pero lo realmente importante de esto es que, no solo en Alemania, sino en el resto de países la radicalización y polarización de la sociedad que ocasionó la crisis cayó más de la balanza de la ultraderecha que  del comunismo. Ello es debido a: 

- La crisis en sí del capitalismo y su espiral de desempleo, quiebras de negocios, mendicidad...  degeneró en una crisis sistémica de las democracias capitalistas y las sociedades miraron hacia los partidos comunistas y fascistas, estos últimos fueron los que mayormente triunfaron. Cuando los movimientos obreros se decantan más hacia la izquierda, gran parte de los grandes capitales por miedo al comunismo se aferran al fascismo aliándose con la política del terror de las corporaciones fascistas o bien tradicionales de carácter militar y autoritario. En consecuencia el fascismo pasa a ser una alianza entre gran parte del capital más conservador y una serie de gremios tradicionales, mentalidades aún semifeudales incluso, así como veteranos de guerra descontentos por los resultados de la paz (según Hobsbawm el 57 % de los primeros jóvenes fascistas italianos eran veteranos de la Primera Guerra Mundial). Esta fue la sintonía en Alemania e Italia fundamentalmente. Si bien se reprodujeron modelos parecidos, que no iguales, en otros estados como el caso de España con Primo de Rivera primero y luego con Franco, Turquía y Albania también tendrán a partir de la década de los 20 regímenes autoritarios. A lo largo de la década de los 20 se producen golpes de estado de derecha en Polonia, Lituania, Portugal y Yugoslavia. En la década de los 30 gobiernos autoritarios y dictaduras militares y de derechas en: Portugal ( Salazar), Rumania, Lituania, Estonia y golpe de estado en Austria (Dolfus). Y no olvidemos Japón, el otro gran aliado de Alemania en la guerra.

- La Gran Guerra había producido una mentalidad muy violenta en algunos veteranos de guerra y rencores en países que, o bien no habían visto satisfechas sus pretensiones en los tratados de paz, caso de Italia, o bien en el caso de Alemania veían una injusto sometimiento posterior.

- La responsabilidad de EEUU como hemos comentado por querer someter a Alemania y a Europa a una situación de dependencia sin adoptar un patrón estable además. 

- El error de la Internacional Comunista y de la URSS de ver al enemigo más en la socialdemocracia y en la disidencia de la izquierda que en el fascismo que se estaba germinando, cuando se dieron cuenta ya era demasiado tarde.

En definitiva el capitalismo había engendrado a su propia destrucción. Los grandes terratenientes y capitalistas financieros e industriales de Italia y España, "por lo general", preferían tener a un "guardian fascista" antes que cualquier otra cosa (véase el comunismo) en sus "corrales". El gran capital también lo prefería en Alemania y muchos estados-naciones de Europa y así fue como la autarquía, la violencia, la irracionalidad y el patriotismo exacerbado acabaron con el liberalismo económico y la democracia. El propio capital renunciaba ya al liberalismo económico y político para salir de la crisis en muchos países, y en otros no sólo abandonaba dicho liberalismo sino que adoptaba el fascismo como aparato político. De nuevo en el lapsus de 50 años las teorías económicas que fundamentaban el progreso del capitalismo, los valores de la Ilustración y el Racionalismo se desmoronaban. EL liberalismo y su máxima el laissez faire, laissez paseur (dejad pasar , dejad hacer) dejaban de tener sentido. Keynes ya lo había advertido sin una Europa fuerte y una economía equilibrada y sin un Estado que tuviese cierto intervencionismo en la economía todo estaba condenado al fracaso de nuevo. 

La democracia liberal y el capitalismo moderno demostraban no ser estables sino inestables y también flexibles y adaptables a determinadas circunstancias pero a costa de un gran sufrimiento y de una alianza con el fascismo y el nazismo. La cuestión es que el capitalismo en sí no dejo de existir bajo la forma del fascismo y el nazismo, puesto que el gran capital y monopolios se mantuvieron aliados con los fascistas, lo que dejó de existir fue el liberalismo político y económico, el libre comercio, la libre concurrencia y la libertad política. 

¿Qué quedaba de una "economía de mercado libre" cuando el dominio cada vez mayor de las grandes empresas ridiculizaba el concepto de "competencia perfecta" y cuando los economistas que criticaban a Karl Marx podían comprobar cuán acertado había estado, especialmente al profetizar la concentración del capital.?