Páginas vistas en total

domingo, 28 de octubre de 2012

HILDA LIZARAZU . HACE FRIO YA




Salvados: "Se están construyendo democracias autoritarias"

  • ¿Es legítimo asaltar un supermercado? ¿Es un delito como consideró el gobierno o un acto de protesta como defienden sus autores?
  • En 'Desobedientes' Jordi Évole ha acompañado a ciudadanos que incumplen la norma, para mostrar algunos de los actos de rebeldía que proliferan en España

'Salvados' acompaña a los 'Desobedientes'
En el nuevo contexto que ha configurado la crisis en España, han comenzado a proliferar aquellos actos en los que ciudadanos de todas las clases e ideologías aúnan sus fuerzas para exteriorizar su desacuerdo con el sistema. El equipo de Salvados, con Jordi Évole a la cabeza, ha acompañado a la farmacia a un jubilado que a la hora de comprar los medicamentos se niega a pagar el euro por receta. También han viajado con un conductor que también se niega a pagar el peaje.
Con Manuel, Jordi pudo conocer la actitud de un prejubilado que, para reivindicar que a él le cobren por las recetas lo mismo que a alguien que tiene unos ingresos mayores, ha optado por no pagar los seis euros que debería por los seis medicamentos que ha de tomar. En la farmacia, las farmaceúticas, que ya conocían la actitud de Manuel, no tuvo problema a la hora de reconocer qué sentían ante la nueva del Gobierno. "Se nos cae la cara de vergüenza de cobrarle un euro por receta a gente sin recursos".
Con Ignacio Ramonet, periodista y director de 'Le Monde Diplomatique', Salvados analizó el significado y las consecuencias de los movimientos de desobediencia civil. Si hay una característica común. "Un movimiento de desobediencia civil solo tiene sentido si es amplio", aseguraba Ramonet, que diferenciaba movimientos como 'Stop Desahucios' o 'Yo no pago' de aquellos otros que, como acto de protesta, actuaban en contra una ley ya aprobada. Pero, ¿qué sucede si desobezco a las normas impuestas? Ignacio Ramonet parecía no albergar duda alguna. "Hay que hacer como Ghandi", ha afirmado.
Fuera de nuestras fronteras, Salvados se ha acercado a un caso de insumisión fiscal en Irlanda, donde la mitad de los ciudadanos han dejado de pagar un nuevo impuesto a la vivienda, como castigo a las políticas del gobierno. Según ha explicado la periodista Soledad Adrián, afincada en Irlanda, un gran parte de la población con viviendas en propiedad se ha opuesto a pagar un impuesto de 100 euros que el Gobierno ha añadido al coste de los servicios urbanos. Y ante el dilema de si es legítimo no pagar, una de las precursoras del movimiento aseguraba que "el impuesto no es progresivo, por lo que no podemos llamarlo impuesto".
Aunque, sin salir de España, Jordi Évole consiguió poner en jaque a Pedro Núñez Morgades, ex delegado del gobierno en Madrid con el gobierno del Partido Popular. Núñez Morgades se refirió a las palabras de quien actualmente ocupa su anterior cargo, Cristina Cifuentes, en las que aseguraba que "habría que modular el derecho de manifestación". "Le gusta la música y con el verbo modular quizá no estuvo acertada", afirmaba el ex político del Partido Popular.
Así, tras comprobar su convicción a la hora de sancionar movimientos como el 25-S, Jordi Évole no dudó en plantearle varias tesituras. "La democracia funciona porque hay una normas", aseguraba Pedro Núñez al tiempo que el presentador de Salvados le dejaba sin palabras al mostrarle diferentes actitudes de miembros del Partido Popular que, como Esperanza Aguirre, decidieron plantar cara a las medidas adoptadas en su momento por el gobierno que encabezaba José Luis Rodríguez Zapatero.
Y es que, la ley no tiene una sola lectura ante los diferentes casos de desobediencia civil. Al menos así lo expresó Santiago Vidal, un juez que ante los casos de insumisión que hubo de juzgar, en lo que podría ser el primer movimiento de desobediencia civil de la historia de España, no condenó a ninguno de los jóvenes que se sentarón en el banquillo de acusados.
"Es un derecho plantear al Estado que no se está de acuerdo con una ley presentando unos argumentos racionales y, eso sí, siempre de forma pacífica", ha afirmado el juez. En alusión a un caso más reciente que la insumisión, como fue el asalto del Sindicato Andaluz de Trabajadores a un comercio de la cadena Mercadona. "Se trata de un delito menor", ha afirmado Vidal que no entendía la movilización y la demagogia que utilizó el Gobierno de Mariano Rajoy para sancionar este acto, mientras no se han pronunciado con casos como los de los dirigentes de las entidades bancarias que ocasionaro la crisis.

Para saber más

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Gran Wyoming: “España se ha derechizado tanto que llamamos ‘centro’ a la extrema derecha

José Miguel Monzón Navarro (Madrid, 1955), muchísimo más conocido en esta desolada parte del mundo como elGran Wyomingtraspasó un día la entrada de la Facultad de Medicina y allí, entre batas blancas, cadáveres de indigentes a medio diseccionar y voluminosos tratados de anatomía humana, se encontró de cara con la realidad del franquismo y el submundo de la disidencia. Y mientras se quemaba las pestañas memorizando patologías y vías de abordaje, formaba parte de la incipiente escena del rock nacional y se forjaba un nombre en el mundo del espectáculo. Hay quien presupone que una conversación con él será festiva y desenfadada, pero en este caso, al entrar la conversación en ciertos temas que ya no nos atrevemos ni a mencionar, lo que encontramos es a un Wyoming ciertamente indignado. Y vistas las connotaciones que el término está tomando últimamente, quizá en este caso se quede algo corto.
Estudiaste Medicina, terminaste la carrera y estuviste ejerciendo durante un tiempo. ¿Cómo pasaste de ahí al mundo del espectáculo?
Cuando terminé la carrera había 30.000 médicos en paro, así que no tenía trabajo en la medicina; hacía suplencias en el ambulatorio de un pueblo cuando el titular se iba de vacaciones y cosas así. Mientras estudiaba ya había tenido un grupo de rock, y como ya estaba trabajando en un bar haciendo un show, tenía trabajo entre una cosa y otra. No fue una decisión de romper con algo, sino que al no buscar trabajo en la medicina, no me salió nunca.
¿Siempre te había gustado actuar?
Sí, empecé en un grupo de rock & roll en 1975, cuando tenía 20 años; y ya era un grupo profesional, cobrábamos dinero y tal. Y mientras estudiaba seguí haciéndolo.
¿Alguna vez te has arrepentido de no haber seguido con la Medicina?
No, porque me ha ido muy bien.
¿Sigues en contacto con médicos?
Sí, por eso estoy contento.
¿Qué te cuentan?
Que la situación es complicada. Y fíjate en lo que ha terminado. Lo de la Sanidad es un desastre.
¿Qué se ha hecho mal?
La Administración está en contra de la sanidad pública, sin más; está dividida en dos. En Estados Unidos, por ejemplo, los médicos son Dios, mientras que los ingenieros de caminos, los arquitectos y todas esas profesiones, son medio standing. Cuando yo terminé, por ejemplo, estuve ayudando a un ginecólogo en el quirófano, y ese hombre en una mañana operaba tres cosas distintas. Esto tenía una remuneración extra de, a lo mejor, 100 euros. Por lo mismo, en la medicina privada, puedes ganar tranquilamente 200.000 euros en una mañana. Estamos hablando de unas cifras importantes. Si a alguien le diagnosticas un cáncer pero le dices que lo has pillado a tiempo, que le vas a operar y, encima, le curas, le pides 60.000 euros y te los va a dar sin pestañear, si los tiene. Y si no los tiene se tendrá que ir a otro sitio.
Y estamos yendo hacia ese modelo.
Estamos yendo hacia ese modelo a marchas forzadas. Esperanza Aguirre tenía un compromiso y se lo han exigido. El Colegio de médicos está dividido en dos: los que están por la labor de la sanidad pública universal y los que preguntan por qué la medicina es lo único que está socializado; cosa que es verdad, se cobran las obras públicas y todas las demás profesiones, pero la medicina no. Y esto divide en dos a la clase médica. Esperanza Aguirre está a favor de ese último modelo, descaradamente. Hizo un plan para cambiar la Sanidad pública que ya está en marcha. Hicieron unas jornadas en el hotel Ritz —como tengo muchos amigos médicos me lo van contando, y están indignados incluso los médicos ideológicamente afines al PP— que llamaron “La Sanidad: una gran oportunidad de negocio”. Imagínate el panorama. Esto ya corresponde a los cinco nuevos hospitales que ha hecho la Comunidad de Madrid, que no son suyos, aunque los enseñe así. Es como si enseña El Corte Inglés. Esos hospitales ya los han hecho personas ajenas a la Sanidad, y los alquilan. Todo este cambio de la Sanidad de Madrid se llevó a cabo sin ningún tipo de debate o discusión, y se firmó todo el mismo día que trincaron a Luis Montes, al que acusaban de 200 asesinatos. Es tan complicado de explicar… Mira, tanto en la Sanidad como en la Educación se tiende a un modelo: un modelo cutre para el gentío, para los inmigrantes y la gente de poco nivel adquisitivo. Y la Educación la están deteriorando a marchas forzadas sin ningún tipo de argumento, porque no tiene nada que ver con la crisis. En los últimos presupuestos generales, los tres apartados que se han llevado el mazazo son Educación, Sanidad y Cultura. Y el que menos, Defensa. Esto es un modelo de sociedad, no es otra cosa: es mucho más importante comprar helicópteros de ataque que una educación de calidad. Mientras que Alemania dice que por aquí vamos bien y hay que seguir recortando en Sanidad y Educación, ellos tienen una educación pública acojonantemente buena y han subido un 10% el presupuesto destinado a ella. Es decir, los alemanes nos están imponiendo un modelo que no quieren para sí mismos. Yo no sé cómo hacer que la gente lo entienda. Cada vez que nos dejan dinero nos dicen una cosa que es muy jodida, que es que tenemos que hacer lo que ellos llaman “reformas estructurales profundas”, que es tanto como acabar con la soberanía de los Estados. Oiga, deje que nosotros nos organicemos la vida como queramos, que nos ha ido muy bien. Es imposible entender cómo es posible que un sistema de sanidad que ha funcionado desde los años 40, un sistema que no es una cosa de ahora —la Seguridad Social es algo que viene de Franco— resulta que hoy es absolutamente inviable. Ahora, precisamente cuando la sociedad es más capaz de generar dinero. Pues es inviable porque se quiere cambiar, simplemente.
¿Por qué se quiere cambiar?
Porque es un modelo de sociedad. El estado del bienestar no es obligatorio. El occidental, que es el que tenemos nosotros, nace en los años 40, y se lo inventan los conservadores británicos —no los laboristas— como un intento de frenar el auge del comunismo tras la segunda guerra mundial. O le daban algo a la clase obrera, o esto iba mal. Así que lo que se planteó seriamente fue darles educación y sanidad. Y se inventa un modelo que se llama estado del bienestar. Es algo que ha funcionado muy bien en toda Europa, sin ningún problema, y ahora hay que desmontarlo porque hay un gran negocio detrás. A la educación privada concertada no le han recortado aportación alguna, todos han sido en la educación puramente pública. Es más, recientemente a determinadas sectas ultra religiosas, concretamente los Legionarios de Cristo, les han regalado solares para que hagan cosas. Están trabajando en una dirección. Al exigirnos reformas estructurales profundas es como si vas a pedir un crédito al banco y te lo concede pero exigiéndote que a cambio tienes que ir a misa, cambiar tu forma de vida o no darle la paga a tus hijos. Oiga, deje que yo organice mi casa, yo necesito el dinero para comprarme la casa, pero lo que haga con mi dinero es mi problema. Esta cara no se la han plantado a Europa.
Lo que van a pedir los alemanes es que demuestres que vas a devolver el dinero que te prestan.
Bueno, pues a lo mejor recorto en Defensa. Pero ese capítulo les parece bien como está. El problema es lo que ellos dicen. La pregunta del millón es por qué nosotros tenemos que recortar en Educación un veintitantos por ciento y ellos suben el presupuesto de Educación un 10% cuando su Educación está a años luz de la nuestra. En infraestructuras, en alumnos y en calidad. Te voy a poner un ejemplo: mis hijos han ido al instituto, pero también al Liceo francés. El Liceo francés es una educación pública francesa; para los franceses es gratis, y su nivel de calidad no tiene absolutamente nada que ver, todavía, con el nuestro. Están a años luz. La educación pública francesa es el primer criterio de calidad cuando alguien quiere que sus hijos estén formados. Lo primero en Francia, de lejos, es la educación pública. Si quieres que tu hijo monte a caballo, esquíe o tenga una educación religiosa, lo llevas a las monjas, pero sabiendo que la educación pública está muy por encima en cuanto a calidad. En España, y en Madrid concretamente, Esperanza Aguirre hizo unas pruebas para medir por dónde iba la cosa, y el Liceo francés quedó el primer colegio de Madrid. Es un colegio público de 4.000 niños, el más grande de Madrid. Es decir, es el que tenía todas las papeletas para ser el último o, por lo menos, por debajo de la media. Estuvo incluso por encima de la media de la mayoría de los colegios privados. Eso quiere decir que la educación pública y la masificación no tienen por qué implicar un deterioro; pero eso se llama presupuesto, se llama incentivar al profesorado, se llama profesorado cualificado. Estos señores tienen años sabáticos periódicamente, se van al extranjero, se forman en idiomas… hay una inversión acojonante. Muy por debajo de la alemana. Entonces, me parece que es provocar y generar violencia social. El aguante del pueblo español me sorprende. Todavía no se ha hecho lo que hay que hacer de verdad, que es tomar la calle. Pero tomarla, no salir a dar una vuelta, porque lo que están haciendo es una auténtica vergüenza para el futuro de nuestros hijos. Esto no tiene vuelta atrás.
¿No tiene solución?
No. O se para o es irreversible, es muy difícil rearmarlo. Esto ha costado mucho tiempo, mucho sacrificio y mucha inversión. Si se desmonta la sanidad pública, no tiene vuelta atrás. Yo veo muchas series de televisión, me encantan, y ahora estoy viendo Breaking bad. Es acojonante. Está basada en la historia de un hombre al que le diagnostican un cáncer; ha recibido muchos premios en química pero no tiene dinero, cosa muy común en Estados Unidos. Y se hace delincuente para pagarse el tratamiento. “Si no tiene dos millones de euros, aquí usted no se cura.”
¿Hasta qué punto pueden tener culpa los mismos médicos, o el resto de personal sanitario?
Cero. Los médicos están indignados. Yo he tenido que estar en urgencias por un accidente y, como saben que soy médico y trabajo en la televisión, médicos y enfermeras me dicen que están absolutamente indignados con lo que se está haciendo.
Pero algunos médicos, amparados en su plaza, pasan consulta solamente unas pocas horas en la Sanidad pública…
Pero cumplen con su trabajo. Yo he estado en una consulta donde tenía ochenta y tantos pacientes. No tenemos por qué hacer la medicina pública de Burkina Faso, no hay ninguna razón. En los últimos años se ha dilapidado el presupuesto de la sanidad pública. Pero ¿cómo le cuentas esto a la gente? La gente no quiere saber nada. El año pasado hubo una huelga de médicos para exigir un mínimo de diez minutos de atención por paciente, que no me parece un exceso, y la respuesta fue “ni de coña”. El problema es que en la manifestación solo había médicos. Es que la gente… los que están malos ese día no van y a los que no están malos les importa un carajo. Respondiendo a tu pregunta, los médicos ya han hecho dos huelgas para pedir calidad de asistencia, y se la han negado.
¿Cómo han dilapidado el dinero de la sanidad pública?
Han montado cinco hospitales en la periferia de Madrid que son pura propaganda política. Pero es que la gente no sabe que hay cinco hospitales nuevos y no hay ni una sola cama más, ni un solo médico más. Es decir, es propaganda. En una época en que estás a veinte minutos de cualquier centro serio no hay ninguna necesidad de hacer un hospital en cada pueblo. Lo hacen para ganar votos. Se han llevado las camas y el personal a esos hospitales. Han despoblado unos hospitales para vestir otros. Pura y exclusiva propaganda. Pero es que esos hospitales son muchísimo más caros porque tienen una gestión privada. Conozco a médicos que han estado en reuniones de alto nivel, y lo que hay es una deserción acojonante. Hay médicos de mucha calidad que se están yendo, porque ya no soportan el desprecio sistemático. Y esa es la gran baza. Por ejemplo, si a ti te atienden de un infarto en el Hospital de Fuenlabrada, que es un hospital nuevo, no tienen unidad de hemodiálisis, que es lo caro. Te atienden al principio y luego te mandan a La Paz. Lo caro lo sigue pagando el sistema público. Estos señores cobran por paciente, por asistencia… digamos que lo que es barato lo cobran caro y lo que es caro no lo tienen. ¿Qué ocurre? Te voy a decir cómo se desgasta el sistema de salud público. Estos señores, cuando tienen a alguien que está de paso y que no le corresponde, lo cobran, y lo cobran caro, porque ese hombre es del área de Chamberí y lo está tratando él, y eso no entra en el convenio. Muy bien. Pero estos señores están derivando constantemente a La Paz a gente que sí es de su área. Lógicamente, los médicos han dicho que si unos cobran por los que no son suyos, también se les tiene que pagar a ellos por los suyos que derivan. Y esto se dijo en una reunión con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Y dijo que no, que eso es imposible de gestionar porque no hay capacidad. Y los médicos le dijeron que no hacía falta que lo hiciera él, porque ya lo habían hecho ellos, y le sacaron las cuentas, que eran acojonantes; tanto lo que esos señores cobraban como lo que debían. Pues el consejero dio un puñetazo sobre la mesa, literalmente, y dijo que ese no era el motivo de la reunión y que de eso no se iba a hablar. Y ahí se zanjó para siempre. Es decir, les estamos dando pasta a unos señores empresarios en detrimento de la calidad de la Sanidad. Esto es la realidad, y se llama política. No tiene nada que ver con la crisis, es un modelo de sociedad, sin más. Estamos gobernados por el FMI, el BCE y otras instituciones que no estaban previstas. Si a alguien le preguntan cómo poner el mundo en manos de los políticos, la solución está muy clara, y es la que han planteado. Esto no es política, crisis ni Merkel, es esa institución que han llamado “la troika” y tiene muy claro lo que hay que hacer.
Hablabas de salir a la calle.
No, salir no: tomarla. El pacifismo no sirve de nada. En contra de la guerra de Irak hubo manifestaciones de un millón y medio de personas, y Tony Blair filtró una conversación muy graciosa que tuvo con Aznar. Blair le preguntaba sobre el apoyo de su electorado, y el español dijo que no tenía el apoyo ni del 10% de su electorado; a lo que el británico contestó que eso era menos de los que pensaban que Elvis Presley está vivo. Es decir, Aznar sabe que el 100% de los que no le votan y el 90% de los que le votan están en contra y ¿qué hace? Se lo pasa por el forro. El pacifismo y las concentraciones están bien, pero si viviéramos en una democracia real. Si soy un gobernante y quiero una guerra, pero el 90% de mi pueblo está en contra, yo me tengo que ir. Por ejemplo, una cosa que le han criticado mucho a Felipe González fue lo de la OTAN, cuando salió en la tele y dijo que si ganaba el “No” él se iría porque era su proyecto. Y se le criticó mucho. Pues hasta cierto punto eso es de gobernante honrado. Prefiero que se vaya a que diga que le importa un carajo. Lo que está pasando ahora es que Rajoyafirma que las circunstancias son coyuntura y se ve obligado a hacer esto, que es lo contrario de lo que dijo que iba a hacer, y cuestiona la crítica diciendo que le avalan los votos. Pero esos votos fueron para un proyecto, no para el contrario. No puede prometer no tocar la Educación y hacer un recorte del 25%. ¿Y si yo le hubiera votado solo por eso? Pero bueno, yo no le voy a votar en la vida. Han puesto sus declaraciones cuando lo del Prestige, cuando decía que “salen unos hilillos que a los tres metros no se ven y, en cualquier caso, se va a congelar la mancha y no va a llegar a la costa.” Pues este es el mismo que aquel.
¿No te conformas con que sea castigado en las próximas elecciones?
Si van a desmontar el sistema de Salud, no. Yo me iría, porque este país no me gusta. Constantemente nos comparamos con nuestros vecinos, pero es que no nos podemos comparar con Alemania. Hoy ha salido un resumen de la gestión de Rajoy durante el Prestige. Ese tipo nunca hubiera sido presidente, después de eso nunca debería haber hecho más política. Estamos hablando de un país [Alemania], donde han cesado al ministro de Defensa porque se enteraron de que copió en la universidad.
Quizá con Alemania no, pero con Italia…
Con Italia sí nos podemos comparar. Un sector muy amplio del pueblo español está totalmente berlusconizado. Para una persona decente es intolerable que en un pueblo —creo que fue en Águilas (Murcia)— trinquen al alcalde por robar y que al día siguiente haya una cola de 1.500 personas para afiliarse al Partido Popular en solidaridad con el alcalde. Puedo entender una manifestación defendiendo la inocencia del alcalde, pero no apoyando la culpabilidad como forma y método, porque en el sistema democrático eso es totalmente inviable. Evidentemente, tener un alcalde corrupto es mucho mejor, porque tienes una huerta que vale 3.000 euros, pero si te la recalifican, aunque sea una zona donde está prohibido por la Ley de Costas, esos 3.000 euros se convierten en 300.000. Entonces claro, quiero al alcalde corrupto que convierte mi huerta en 300.000 euros, pero ese no es el sistema en el que debemos estar.
¿Los políticos son un reflejo de lo que es el pueblo?
No. Hay partidos que son severamente castigados cuando roban y partidos que crecen cuando roban. Estoy hablando del Partido Popular. El PNV no tiene ladrones, no hay casos de corrupción. Herri Batasuna tampoco los ha tenido jamás en los ayuntamientos en los que gobierna, y a esos sí los miran con lupa. El Partido Popular es una red brutal en todas las comunidades donde gobierna. Pero no solo eso, sino que es que pagan los abogados de la gente que roba. Apartan a los cargos públicos, como el alcalde de Majadahonda, Romero de Tejada, que está hasta el cuello de mierda, y lo que hacen es apartarlo y darle un alto cargo, y así desaparece de la función pública externa.
¿Y el PSOE?
El PSOE no hace eso y además se hunde en las urnas.
Han ganado en Andalucía pese al caso de los EREs.
Sí, pero los señores de los EREs están trincados y expulsados, no están reivindicados. El PSOE no hace homenajes en plazas de toros dando la vuelta al ruedo, como le hacen a Francisco Camps. Si a mí me dicen que al hombre este de los EREs, el que se gastaba la pasta en cocaína y putas, lo ponen de alto cargo, me cago en su puta madre. Eso no va a ocurrir. Pero es que en el Partido Popular han preguntado que quién le devuelve la honorabilidad a Camps, incluso después de lo que hemos escuchado. Entiendo que un jurado popular… cosa que, por cierto, fue una auténtica vergüenza, porque el escrito del jurado popular fue el mismo que el del abogado. Pero eso me da igual; le han absuelto, pues que le absuelvan, pero por favor… que lo escuchamos todos. Un señor que decía desconocer al “Bigotes” y luego escuchamos conversaciones donde se decían “te quiero un huevo”, “amiguito del alma”, la mujer diciendo “te has pasado con el regalo”… ¿pero de qué coño estamos hablando? Y argumentan que la que se ha montado por tres trajes, pero es que no estamos hablando de trajes, estamos hablando de la connivencia con los mayores gánsteres de este país. A mí me pueden regalar un coche, pero si me lo regala un criminal o un atracador la policía me va a pedir cuentas.
¿Estás diciendo que te parecen más gánsteres los del PP que los de Bildu o los de HB?
No estoy hablando de eso, estoy hablando de que en el País Vasco no se roba. Ningún partido.
Pero se extorsiona.
Sí, se extorsiona. Pero no voy a hacer un juicio de mejores y peores entre el PP y HB; estoy diciendo que tenemos un gobierno que premia a los chorizos y a los sinvergüenzas. Y eso no lo hacía ni el PSOE ni el Partido Comunista. Y el PNV, que es de derechas, no lo hacía. Convergència i Unió tiene marrones, pero no premia y, desde luego, no los pasea por las plazas ni exige la honorabilidad del señor que robó en el Palau de la música catalana.
¿Por qué es precisamente el PP el que atrae la corrupción?
Porque no le cuesta. No ha habido un solo sitio donde haya robado en el que haya bajado. Al juez Garzón se lo han cargado por haber instruido el caso Gürtel, todo esto de la memoria histórica es una mierda, una excusa de la que ha salido absuelto. Era un aviso a navegantes. No va a haber un solo juez en este país que tenga el prestigio internacional de este tío, y sus compañeros se lo han cargado. Lo de Valencia es un auténtico escándalo. En Baleares pasaba lo mismo con Matas, que estaba escondido en Estados Unidos y lo han tenido que traer a hostias. ¡Un tío que había sido ministro de Medio Ambiente con lo del Prestige! Es que esos señores crecen en la basura. El PSOE, con el caso Filesa y el caso Juan Guerra, que eran una mierda comparados con el caso Gürtel, se hundió, y eso es lo que tiene que ocurrir. Yo no pido impunidad para el PSOE. Pero es que vivimos en una sociedad que es el Madrid-Barça. Y no, el que roba tiene que ir al talego. Pero ya me gustaría a mí que con el caso Gürtel hubieran utilizado la misma celeridad que con los EREs. Todavía estamos esperando que pase algo, actualmente no hay nadie en la cárcel por el Gürtel. Por los EREs sí, y además han hecho la instrucción durante la campaña de las elecciones andaluzas. Que a mí me importa un huevo, que lo hagan, pero ¿alguien sabe qué ha pasado con el caso Gürtel? Yo no sé nada. Fueron fechorías en toda España, porque los capitostes de la trama, que eran Correa y “El bigotes” eran testigos en la boda de la hija de Aznar. La boda que saca Coppola en El padrino es una chapuza comparado con lo que había ahí metido. Esos señores con sus chaqués, Berlusconi… esa foto no tiene precio. Ese señor, y este es el problema, dijo que todo lo que se tuviera que contratar se hiciera a través de esos amigos suyos. Y tú me dices ¿qué pasa?¿Es que todos en el PP son malos? Sí, son sinvergüenzas, todo al que le dejas robar, roba; está en su naturaleza. Pero el problema de estos tíos es que no han hecho ni más ni menos de lo que les han mandado. Es que el consejero de turno de la Comunidad de Madrid, el de Castilla-León, el de Valencia… —es que están en todos los lados— dicen “A mí no me toquéis los huevos, me dijisteis que todo lo de sonido iba a parar a este tío; ahora a mí no me jodáis que yo no quiero juicios.” Y es que es verdad, es que es así. Pero como había dos tíos que ni concursos públicos ni hostias… Tengo amigos que han trabajado en elIMADE de la Comunidad de Madrid y era una auténtica vergüenza. Lo que pasa es que los medios de comunicación están en otro sitio, pero estos tíos estaban todo el tiempo filtrando información y avisando de que se estaban saltando los concursos públicos. Cada vez que había una cosa de publicidad tenía que ir a un señor en particular, que ni siquiera tiene una productora de eso, sino que lo subcontrata. Así se funciona en la Comunidad de Madrid. ¡Pero si a la presidenta le han hecho un AVE en la finca de su familia! Un AVE que no vale absolutamente para nada, nada más que para la urbanización que han creado en Guadalajara. ¿Qué ha pasado?
Tú que supongo te consideras de izquierdas, quizá nos puedas decir dónde está la izquierda hoy.
Ahora soy señalado como de extrema izquierda porque España se ha derechizado tanto que llamamos “centro” a la extrema derecha. No es posible que una persona de centro se niegue a que quiten una placa de una calle que se llama Francisco Franco. El ayuntamiento de Valencia, y no estamos hablando de un pueblo de “frikis” o de Herri Batasuna: el ayuntamiento de Valencia ha vuelto a perder en el Tribunal Supremo el título de alcalde vitalicio a Franco, cojones. Todavía estamos en esa mierda. ¿Qué pensaría la gente si el alcalde honorífico de Bilbao fuera un etarra? La excusa que dan es acojonante; dicen que como era vitalicio y ya se ha muerto ya no tiene sentido. Si no tiene tanto sentido quédese en casa, no monte tantos recursos con dinero público ni pollas en vinagre. El padre de Alberto Ruiz-Gallardón fue muy claro, decía que de derechas era su hijo, que él era de centro. Fue político con Franco, y se quejaba de que los jóvenes eran mucho peor que ellos. Y es verdad, yo lo pienso.
¿Quién representa hoy a la izquierda?
No lo sé porque estamos en un país muy especial. Si Caja Madrid quisiera, mañana desparece el Partido Socialista. Tienen tal deuda contraída con ellos —que no van a pagar nunca— que ya está, todo aclarado. Mira al grupo PRISA: el propio Rodrigo Rato se encargó personalmente de darles un crédito cuando estaban con la soga al cuello. ¿Cómo van ahora a decir nada de Bankia? Es que este país es muy especial y no me gusta nada. Y no hablo de los políticos, no me gusta la baja condición moral a la que hemos llegado. Me crispa mucho. Me acuerdo de un reportaje que hicimos para las últimas elecciones italianas que ganó Berlusconi y, cuando a la gente se le preguntaba si sabía lo que representaba Berlusconi decía que sí, que le daba igual. Ese tipo de conformismo es una mierda.
Has vivido parte de tu vida bajo el franquismo.
Sí, yo con Franco viví 20 años, muchísimo tiempo. Pero es que el franquismo duró mucho más. Ahora se habla del espíritu de la Transición. El espíritu de la Transición no hay ni que mentarlo, porque era el terror.
¿En qué sentido?
Por ejemplo, se hacía una exposición de Picasso e iba gente a destrozarla; se mató a los abogados de Atocha a tiro limpio, la gente sacaba pistolas… la Constitución fue una mierda provisional absolutamente tutelada por el ejército, que estaba apuntando mientras se escribía. Había gente de Franco que no pintaba nada metida escribiéndola; esos no pueden estar en una constitución. Pinochet, por ejemplo, no puede participar en la elaboración de la Constitución de un país democrático. Se hizo así porque había lo que se llamó un consenso. “Vamos a llevarnos bien, borrón y cuenta nueva”. Pero aquí hay una función social didáctica que se ha olvidado. España es el único país de todo el planeta donde ganó el fascismo, tuvimos esa puta desgracia. Ganó y gobernó 40 años, y aquí la sociología era fascista.
Franco murió en la cama.
Es que la gente le apoyaba, la contestación era mínima. La resistencia se había acabado porque hubo una aniquilación y una guerra civil. Que eso sí que tuvo cojones: es el único golpe de estado que ha tardado tres años en imponerse. Los golpes de estado se dan en 24 horas. Pues aquí tardó tres años porque la gente se echó a la calle. Y luego, un borrado intelectual y político. En mi familia todos eran partidarios de Franco: mis tíos, mis padres, mis abuelos… todos. Y en todo mi entorno, en todo mi barrio, todo el mundo era de Franco. Y por alguna razón llamada Transición llega el 20 de noviembre de 1975, se muere Franco y se mueren 40 millones de españoles. No es verdad, cojones, eso es mentira. Esos señores existían y siguen existiendo. Y aquí había una cola de días para ver al muerto. ¿Se muere Franco y de repente esa gente se vuelve comunista? ¿Pero qué gilipollez es esa? Eso está aquí.
Viniendo de un entorno franquista, ¿cuándo te diste cuenta de que tú pensabas de otro modo?
El primer día que llegué a la universidad y había 20 guardias con ametralladoras en la puerta. Yo nunca había visto una hoz y un martillo. Tenía 17 años, llegué a la universidad y resulta que había habido una huelga y un boicot a los exámenes. Durante todo un año no había pasado nada y se preveían algaradas. Yo llegué allí a matricularme, un pardillo total, y cuando vi las ametralladoras me di cuenta de quién era el enemigo. No me había enterado de la dictadura. En mi colegio no había dictadura ni nada. Me crié en un ambiente de clase media, mi madre era farmacéutica y en mi barrio jamás había visto nada ni a nadie que hubiera mencionado la palabra “comunismo” ni “Carrillo”. Llegué a la universidad, vi eso y me quedé acojonado. Y una vez dentro… la universidad de Franco era un nido de conspiradores. Para que te hagas una idea del nivel, era comunista hasta Sánchez-Dragó. Todo el mundo era comunista, de izquierdas o contestatario, todos estaban contra la dictadura.
¿Participaste en algún tipo de movimiento?
No, nunca fui de ningún partido, pero muchos amigos sí. Fueron detenidos, torturados… Y cuando Fraga era ministro. Pero luego se muere uno y todo el mundo dice que bueno… ¡pero es que Fraga firmó sentencias de muerte en 1975, coño! Y fue ministro de Gobernación de este país, que es como se llamaba al ministro del Interior cuando aquí se detenía y torturaba a la gente. La gente estaba acojonada. Y ahora se dice que es uno de los padres de la Constitución. Fraga dedicó sus mejores momentos, cuando intelectualmente estaba más rico, estaba más joven y tenía más fuerza, a que en este país no hubiera nunca libertad ni democracia. Y si luego hay libertad y democracia, pues apuntémonos; pero es que no le queda otra. En Alemania del Este no les han dejado. Erich Honecker murió en la cárcel [Murió en Chile, pero efectivamente pasó por la cárcel; NdR], y aquí sería ministro.
O Ceausescu.
Ceausescu se lo cepillaron en el acto. No estoy por el rencor o la venganza, pero tampoco por la soplapollez, el olvido o al tergiversación.
¿Votaste sí a la Constitución?
Ya no me acuerdo, supongo que sí. Te he dicho que la Constitución era una mierda, pero a toro pasado, en su momento era el mejor de los casos.
Ahora se está hablando mucho de reformarla. ¿Lo harías?
Sí. Es que la constitución no es algo que se le impone a la gente. Igual que se votó aquella, si la gente quiere cambiarla que la cambie, y si no quiere cambiarla no se cambia. Eso de que no se puede tocar… ¿cómo que no? ¿Por qué? Eso de que “el ejército garantiza la unidad…” El ejército no garantiza nada en un país democrático, y eso no está en ninguna constitución. En la española sí, pero porque mandaba el ejército. El 23-F fue la primera vez que entraron en el Congreso, pero se abortaron otros, como la “Operación Galaxia”. Y con la prensa colaborando. Todo el mundo lo sabía. Había una cosa que se llamaba “Colectivo Almendros” donde se contaba lo que había que hacer. Tú podías comprar el diario y leer lo que iba a pasar.
En esa época también empezaste a tocar en un grupo y empezó la movida madrileña. ¿Tus recuerdos de entonces son una mezcla de cosas buenas y malas?
Hombre, en otro orden de cosas eran unas vivencias muy ricas. Para un tío de 20 años saber que está cambiando el mundo para que haya libertad, entre comillas… vivir esa realidad está muy bien. Yo nunca estuve en ningún partido, pero colaboraba en muchas cosas, e ir a una manifestación entonces era el terror. Se pasaba tanto miedo que hasta daba gusto el haber sobrevivido.
Como en una película de miedo.
Sí, como cuando te han salvado del naufragio, que ves la vida de otra manera. Se llamaban “saltos”. Y para ir a un salto de esos te citaban en una cafetería donde nada más iban que cuatro personas. Luego llegaba un tío y nos citaba a las 7 en Antón Martín, y eran menos 20, así que había que ir a toda hostia. Y a las 7 en punto estaba lleno de policía y Madrid estaba tomado. Y en la manifestación había 200 personas, pero la policía pegaba tiros al aire… una cosa acojonante. Y si te trincaban ibas para dentro, claro. Lo que pasa es que estaba muy bien organizado, en seguida se cruzaba un coche y la gente se escapaba. Pero por otro lado estabas del lado del bueno, y eso los que daban las hostias también lo sabían, tenían conciencia de malos, no salían de España de la vergüenza.
El intermedio es un programa con una tendencia ideológica muy clara.
Sí, somos antifascistas, pero me parece muy bien. He viajado por todo el mundo porque he tenido la suerte de ser rico desde pequeño, y todos los países civilizados en términos reales, donde hay libertad de verdad y se vive de puta madre, tienen una cosa en común y se podría hacer un estudio estadístico: los años de socialdemocracia que ha pasado por ellos. Incluso aunque luego acabe ganando la derecha.
¿Incluyes a Estados Unidos?
Allí jamás ha habido estado del bienestar. Si trabajas en primera plana y tienes una leucemia, te vas a morir. A mí esa solución no me gusta. Y hay cosas que se nos pasan por alto en las que quizá yo me fijo porque estoy muy sensibilizado con el tema, pero en la película Crash, que es muy bonita, con esos cruces de historias que hay, el policía protagonista vive con su padre, que está en casa muriéndose de cáncer. Y es policía, pero no tiene derecho a que su padre reciba la mínima asistencia. Pues su padre está jodido en casa y se va a morir sin tratamiento. Y esto es la América de hoy, también la de Obama. Ha intentado hacer un mínimo de sanidad pública y le han sacado en la campaña vestido de nazi, con Hitler… ¿pero qué tiene que ver Hitler con la sanidad pública? Hay mucha pasta metida. En el documental de Michael Moore aparece la mesa de los que estaban en contra de la sanidad pública y luego te pone un redondel donde aparece el dinero que han recibido todos de la industria farmacéutica. Le han dado un cargo a cada uno.
¿Sigue vigente el comunismo?
No, no existe. No hay ningún país comunista.
¿Fracasó?
Todos los sistemas fracasan porque siempre hay una serie de gente que se impone en la intransigencia. Stalin se parecía más a Hitler que a la doctrina. El autoritarismo no es consustancial a las cosas, se impone sin más.
¿No estaba ya presente en Lenin?
A corto plazo sí, porque no hay otra forma. De todos modos no es un régimen que a mí me convenza. Todo esto que nos está pasando ya está contado. Puedes utilizar la coartada de la crisis o la de los tanques, pero lo que están haciendo es absolutamente inmoral.
¿Entonces el mal está en el capitalismo?
En YouTube había un broker, por lo visto famoso, que decía que lo que pasa es que la gente no entiende cuál es su trabajo. Le preguntaban si él arruinaría un país. Y contestaba que por supuesto, que él no es el responsable de que no haya un control. El capitalismo es así. La productividad consiste en que si puedes tener esclavos, mejor. Al amparo de la crisis ha habido una serie de cosas que han cambiado este país radicalmente. La reforma laboral es un delirio, no tiene ningún sentido. No hace falta hablar de lo de Educación para la Ciudadanía. Pero ha habido una cosa gravísima que la gente ha pasado por alto y que va a cambiar este país para siempre: el sistema de elección de los jueces. Todos los jueces del TOP (Tribunal de Orden Público) desembarcaron en el Supremo. Es decir, las altas instancias de la judicatura de este país, que al final son los que deciden qué jueces hay porque son los que preparan las oposiciones, vienen de lo peor. La Justicia no pasó por una transición. La gran sorpresa fue que el ejército sí, se democratizó mucho antes que la Justicia. Esto es un conflicto. Viendo venir este tema se creó esto de “elección por tres quintos de las altas instancias judiciales” o no sé qué. Ya me dirás qué tiene que ver la crisis con la Justicia, pero bueno, ya aprovechando pues la cambiamos. Nos dicen “Vamos a despolitizarla.” ¿Estaba politizada? Pues eso no nos lo habían dicho. Nos habían dicho que las sentencias se acataban porque era un órgano independiente y estaba al margen. Ahora resulta que no, resulta que la Justicia, como la vamos a cambiar, está totalmente politizada. ¿Qué hacemos con las sentencias que nos hemos tragado? ¿Las revisamos o las tragamos politizadamente? Así que deciden que los jueces se elijan a sí mismos y así no hay políticos por medio. Pero el 90% de los jueces pertenecen a la Asociación Profesional de la Magistratura, a quien no le gusta que les llamen de centro, les gusta que les llamen conservadores. Están un poquito a la derecha de nuestro centro.
¿Ves mejor que los jueces se elijan por mayoría en el Parlamento? Porque entonces también están politizados.
Pero es que hay dos opciones: lo elige el Parlamento o lo elige la extrema derecha. Por lo menos en el Parlamento de vez en cuando ganan demócratas.
El primer encontronazo que tuviste con el poder haciendo televisión fue cuando lo de Quim Monzó. ¿Lo recuerdas?
Sí. Aquí damos por asumidas cosas que son totalmente inadmisibles en Europa. Siempre estamos con Europa y nosotros no somos Europa, nos queda muchísimo para serlo, por eso ni deberíamos aceptar los consejos de Europa en el sentido económico de esta derecha a ultranza ni deberíamos compararnos, porque no tiene sentido. Aquí se ganan unas elecciones y todo el mundo de la televisión se va a la calle. Zapatero pecó de buenismo. Puso al frente del Banco de España a un señor que en ocho años no dijo una palabra de bancos y solo se dedicó a cagarse en el Gobierno. Me parece delirante. Puso al frente del Consejo General del Poder Judicial a un señor del opus de extrema derecha, Dívar, que resulta que está liado con su guardaespaldas y se gasta toda la pasta del protocolo en irse con él de fiesta. Y cuando le pillan lo mínimo que puede hacer es irse. Pues le importa un carajo. A ese señor lo puso Zapatero. Ese buenismo de “para que vean que no somos sectarios vamos a poner a gente de los suyos” es una mierda, porque esto es como el escorpión y la rana. Estos tíos te van a degollar. Fíjate en Fernández Ordóñez. ¿Cómo va a dar la cara por lo de Bankia? No ha aparecido.
Por la cuenta que le trae.
No, es que el PP le ha vetado. Pero él no puede permitir que le veten. De todas formas ha dado por buenas unas cuentas de muchos millones de beneficio cuando había un agujero de 20.000.
A lo que iba antes: se te canceló un programa.
Sí, se llamaba El peor programa de la semana.
Y fue porque Monzó supuestamente iba a hacer unos chistes sobre la Familia Real.
Pero es que si hablamos de esto hay que darle ya la independencia a Cataluña. Yo traigo a un programa de La 2…
Con un gobierno socialista.
Es que con un gobierno del PP no hubiera hecho jamás ese programa. En ocho años de gobierno del PP no pisé ni una vez Televisión Española o Radio Nacional. Solo una vez, con Julio César Iglesiasque me dijo que yo estaba en una lista negra, como tantos otros. Porque siempre te llaman para gilipolleces, aunque no tengas programa. Mi paso por la televisión pública ha sido anecdótico, y siempre me ha dado mal resultado. Solo he tenido oportunidad con el PSOE; el PP ha hecho todo lo posible para que me echen de donde esté, incluso de una colaboración en un periódico. Esperanza Aguirre escribió una carta para preguntar qué hacía yo allí y llamarme sectario.
En Público
En Público, sí. Entonces, ¿qué ocurrió? Y esto nos trae a la España Una de los cojones. Que a Quim Monzó le dan el Premio de las Letras Catalanas, trabaja en un programa de televisión, trabaja en un programa de radio y escribe en dos medios escritos. Y es un personaje público donde gobierna la derecha de allí, que es CiU. Es un señor que puede decir lo que le da la gana. Lo traigo una vez, la primera vez en su vida que va a salir en Televisión Española, a un programa de La 2 —ni siquiera estamos hablando del “prime time” de La 1—, y quitan el programa. Entonces, cuando hablamos de Cataluña estamos todo el rato mintiendo. Realmente Cataluña no es España.
¿Qué razones te dieron para cancelar el programa?
Que no podía salir. Que les habían llamado; les habían dicho que era independentista, que podía atentar contra la Casa Real porque en un programa en el que había trabajado no sé qué había hecho… ¿Por qué puede trabajar en Cataluña y aquí no? Pero vamos, fundamentalmente fue para que no estuviera en riesgo el cargo del responsable de turno, por si se metía la pata, porque el programa era en directo. Pero la realidad es la que es: ese señor puede trabajar en Cataluña en televisión, en radio y en prensa durante años, está premiado… ese señor era en Cataluña lo que aquí era Umbral. Pero viene y se cargan un programa porque le han invitado. Tú me has hecho la pregunta bien, porque normalmente me preguntan qué pasó, qué fue lo que se dijo en ese programa, pero es que ese programa nunca se hizo. ¡Que yo no me traje un etarra encapuchado! Era un señor que trabajaba en todos los medios catalanes habidos y por haber. ¡En La vanguardia! Ya ves tú, qué peligro tan peligroso.
¿Cómo ves el tema de la independencia de Cataluña? ¿Crees, como ha dicho el Príncipe, que no hay un problema?
Creo que, efectivamente, el problema es coyuntural por lo que viene. CiU quiere ganar las elecciones y no las va a ganar, va a arrasar. Han estado 40 años mandando allí y no han dicho ni pío y ahora, de repente, es vida o muerte. ¿Por qué? Rajoy se hunde porque se le ve el plumero y estos crecen porque este plumero queda enmascarado. Por un lado prohíbe las corridas de toros y por el otro coge la “senyera” y da dos naturales, sigue utilizando el toreo cuando le viene bien. Dicho esto, si el pueblo catalán quiere la autodeterminación, a mí la Constitución me trae sin cuidado. Lo que no están pidiendo es la independencia de forma unilateral, piden hacer una consulta para ver qué se piensa. ¿Quién tiene miedo a la verdad? Porque entonces tendríamos que hablar de un país que está con nosotros o está cautivo. Porque si estamos hablando de que vaya el ejército, como dice La Razón, por ejemplo, no estaríamos hablando de que estén aquí por gusto. Entonces, el hecho de que se haga una consulta no vinculante… joder, ¿eso no se puede preguntar en una democracia? Debería ser obligatorio, al menos para saber qué piensan. A lo mejor saldría el no y se acababa todo este follón. Pero es que me parece ridículo. Esto se puede hacer en cualquier país del mundo. Menos en España. Y otra cosa: ¿qué tiene que ver con la independencia? La independencia la piden los ricos. Solo ha habido un caso de secesión sin ningún problema, que es el de Eslovaquia. Eslovaquia era la parte pobre de Checoslovaquia, lo pide y al día siguiente se lo dan. Dicen: “¿Queréis la independencia? Tomadla e idos a tomar por culo, que nos costáis dinero”. Y no solo les dan la independencia, sino que al día siguiente los reconoce toda la Unión Europea. Eso es una mierda. Es el mismo caso: uno pide la independencia y se la dan y otro pide la independencia y le meten los tanques. Y además no les dan la bienvenida a la Comunidad Europea, sino que les dicen que no van a entrar. Si hablamos de razón y justicia hablamos de una cosa, y si hablamos de política hablamos de lo que hablamos.
Recientemente ha habido la polémica con el programa Bestiari il·lustrat del Canal 33, en el que un invitado disparaba contra unas caricaturas. ¿Tú qué limites te pones al hacer un programa de televisión?
Dicen que nosotros somos un programa muy escorado simplemente porque criticamos lo que dicen los medios. Este país está muy descompensado, hace poco han hecho director de La Gaceta a un señor que en una tertulia dijo que la consejera sanidad era una “zorra repugnante” porque había cursos de sexualidad en los colegios. Esta señora tiene categoría de ministro, esto no se puede decir. Al menos yo no lo diría nunca. Pero este señor lo dice y crece. Y en esa mesa había gente del Partido Popular en activo, y se callaron. Eso es absolutamente intolerable. Esto ya me pasó con Caiga quien caiga, que me decían que nos pasábamos mucho. Y a una persona de Telecinco, que no voy a citar, le propuse un experimento: vamos a coger los editoriales de la mañana que hacía entonces en la COPE Federico Jiménez Losantos y vamos a cambiar la palabra “Zapatero” por “Rajoy”, y lo voy a decir textual. Yo sabía que si hacía eso no iba a poder trabajar en ningún medio, y esa persona me dijo que no lo hiciera ni de coña, porque nos cerraban el programa. Entonces, ellos pueden hacerlo y yo no. Pero yo no es que no lo haga para que no me echen, que lo harían… ya te digo, si en este afán de buenismo han cerrado un programa por intentar entrevistar a un fulano, imagínate la libertad con la que trabajan en Intereconomía. Pero no solo eso, imagínate las cosas que dicen en la COPE. Esta gente puede decir lo que le cante los cojones. Fíjate en el caso en el que yo me vi implicado: Hermann Tertsch. A este hombre le dan una hostia en un after a las seis de la mañana porque, muy borracho, le toca las tetas a una tía que iba con su novio. Pues de eso hacen toda una historia sobre la libertad de expresión. Y nada menos que la presidenta de la Comunidad de Madrid dice que esta es la España de Zapatero, que envía sicarios para acabar con los periodistas críticos. En Onda Cero dicen de mí que yo soy el que señala y otros los que ejecutan, y que en realidad lo que a mí me gustaría es darles el paseo. A mí jamás se me ocurriría decir de Carlos Herrera o de Jiménez Losantos que quieren ir pegando tiros en la nuca. Prefiero pensar que no lo piensan ni de lejos, pero ellos lo dicen con total libertad. Montan una serie de firmas “A favor de la libertad de expresión y contra el exterminio” ¿Viste el telediario que hizo desde el hospital?
No, no lo vi.
Fue muy gracioso, porque el lugar donde ocurrieron los sucesos es un sitio al que yo también voy. Él contó que a las dos de la mañana, yendo solo por la calle, fue atacado por la espalda. Pero resulta que fue a las seis de la mañana en un local petado; con camareros, clientes… tienes todos los testigos del mundo. Pero es que hasta la propia policía estaba hasta los cojones; no podían sacar la versión oficial porque Tertsch jamás ha puesto una denuncia. Pues se hizo una concentración del Partido Popular para pedir libertad de expresión y para terminar con el sistema goebbelsiano de Zapatero, que extermina a los periodistas. Y Tertsch sale en los informativos de Telemadrid, en la cama del hospital, diciendo que hasta allí le ha llevado la España de Zapatero en una persecución fascista que quiere acabar con la disidencia. Y dices: “Joder, este es el bagaje.” Me tienen a mí que dar una hostia en un bar… que ya me las han dado, y por motivos políticos, pero no he abierto el pico ni me he ido a llorar a la presidenta prima de Zumosol, y mucho menos si me la hubieran dado por borracho y patoso. Este es el país en el que vivimos, compañero. Mi programa es un programa del que tendría que haber mil, y estoy solo.
¿Qué te prohíbes al hacer el programa, qué límites te pones?
Los normales de la decencia y el respeto. Nosotros no nos reímos del retrasado mental ni del minusválido, no sacamos a gente deteriorada y frikis para reírnos de ellos como hacían los señoritos con las chachas. No sacamos al tonto del pueblo, nosotros siempre vamos a la cabeza y eso tiene más mérito. Pero es que vivimos en un país en el que hace un mes sale una señora diciendo que hay que acabar con los sueldos de los políticos, y es la política mejor pagada… Cuando estaba en la oposición esta señora cobraba el triple que el presidente del Gobierno. Entonces, ¿por qué protesta de lo que ganan los políticos? Porque vivimos en un país de capullos. Puedes decir lo que te dé la gana que aquí no pasa nada.
Hemos comentado que se retiró un programa bajo gobierno socialista. Luego, CQC se hizo bajo gobierno del PP. ¿Cuándo has sentido mayor presión política?
Yo no he sentido ninguna presión política. Bueno, hasta cierto punto, porque yo no puedo trabajar en ningún medio público cuando gobierna el Partido Popular. Está totalmente asumido, por mi parte también. Me parece intolerable.
¿Y al contrario?
Al contrario por supuesto, la novia de Carlos Herrera hacía la mañana de La 1. No quiero dar nombres, pero si te saco la lista de tíos totalmente de derechas que hacen radio y televisión… Televisión Española está petado de periodistas de derechas, son mayoría. Pero a veces también son mayoría dando imagen. Otra cosa es que la gente sepa a quién vota cada uno, y son compañeros míos. Te puedo decir que en RNE, la gente con la que trabajaba no era del PSOE ni de coña. Pero eso tampoco les ha valido a estos, ni siquiera trabajan con gente de derechas ni con votantes, trabajan con adictos, como en los viejos tiempos. Cuando la señora Cospedal monta el pollo en Los desayunos diciendo que esta televisión es sectaria, en cuanto gana las elecciones pone de director de Castilla-La Mancha al de los informativos de la COPE. Pero yo soy un caso único en este país, no puedo hablar por mí. Si me hablas de cribas, lo del PP es miserable. Conozco a gente que estaba trabajando de realizador y que no se ha metido con nadie, son profesionales y técnicos, y los han cogido y los han mandado a Mérida. Un tío de más de cincuenta años con una cámara al hombro, que incluso lo prohíbe el convenio. Se han dado casos de gente que tiene aquí a sus hijos, que la mujer trabaja aquí… y los han destinado tres años a un sitio, y de “machaca”. Muchos acaban dejando la televisión y pidiendo la excedencia. Las cribas que hacen se parecen más a las purgas estalinistas que a una realidad democrática.
¿Has recibido algún toque de atención por parte de Lara?
De momento no. Ha dicho que a veces nos pasábamos, pero creo que, como el programa va tan bien… si él publicara solo lo que le gusta, no publicaría 5% de los libros que hace, porque ese sí que está significado.
Dejando ya el tema de la política, ¿a qué humoristas admiras? He leído que te fijabas mucho en Benny Hill
No, la verdad es que nunca me ha gustado. Me gusta Woody Allen, lo que pasa es que no lo considero un humorista. Me hace gracia, pero sobre todo me enseña mucho. Me han marcado Tip y Coll, me parecían geniales, eran el humor puro y no era nada redicho, todo era espontáneo. O Gila. Pero claro, Gila es un señor que desapareció porque no se podía hablar en un escenario. Fue el primer “stand-up comedian”, un monologuista, pero durante la España de Franco era muy difícil. Esa dificulad para hacer humor dio humoristas muy buenos. Ahora que hablamos de esto, recuerdo lo de Germán Yanke. Entrevista a Esperanza Aguirre y le lanza un piropo que ella se cree que es un insulto. Le pregunta si no cree que la Comunidad de Madrid se le ha quedado pequeña, y ella le dice que está tomando las tesis del enemigo. Y con ese malentendido al día siguiente él está en la calle. ¡Y era un periodista de los suyos! Pero eso aquí lo tenemos totalmente asumido, a la gente no le parece ni bien ni mal que llegue el jefe y diga “A la calle”. El informativo de TVE, durante dos años consecutivos, consigue lo que no se había conseguido nunca: ser considerado el mejor informativo del mundo en contenido y realización. Y competía con la CBS, la BBC, la CNN… todo el mundo competía y TVE ganó dos años seguidos. Pero al día siguiente están todos en la calle, sin ningún problema. Lo tenemos asumido. Cuando Esperanza Aguirre fue a un pueblo en el que había habido un incendio y no quería que hubiera periodistas, se encontró a gente de Telemadrid y les empezó a pegar gritos y a preguntarles quién les había mandado. Oiga, que son trabajadores públicos. El problema de esta gente es que administran como si fueran los señoritos de la finca que se dan un paseo cuando están vareando la oliva y le pegan la bronca a un trabajador amenazándolo con que al día siguiente no cobra porque ha hecho algo mal. No entiende que esos tíos están trabajando para los ciudadanos, no para ella. El hecho de que la propia clase periodística no monte un pifostio por la falta de respeto a sus compañeros, a los que han mandado allí… Nadie tiene ganas de levantarse a las siete de la mañana para coger un coche e irse a un pueblo a tomar por culo. Pues el tío llega allí y esta le trata como supongo que trata al servicio de su casa. ¡Que no, coño, que a ese tío le pagamos nosotros, no le pagas tú! ¡Igual que a ti!
Hablemos para terminar un poco de música. Llevas tocando desde 1975 y ahora tienes 57 años. ¿Han cambiado en algo tus gustos musicales o te sigue gustando lo mismo de entonces?
Más o menos. Me gusta la música buena.
¿A qué llamas música buena?
La música buena se intuye. No sé… todas esas baterías programadas son una basura.
¿Hay algo de música reciente que te guste?
Sí, lo que pasa es que son grupos que me recuerdan a otros. Ya queda poco margen de maniobra.
¿Eres de los que piensan que en 1972 se tocó techo en el rock & roll?
No, se ha seguido haciendo buen rock. Pero Metallica es una consecuencia de Black Sabbath, todo pasa por Led Zeppelin… Hubo un tiempo donde no había nada hecho y por alguna razón… esto son movimientos. Pasó con los impresionistas, pasó aquí en los años 30… son cosas que pasan. Mira, esta foto me la regalaron el otro día y es una foto que no se puede volver a hacer. Y no lo digo porque yo sea un sentimental, porque esta gente no es de mi generación, es una foto de 1936. Es un homenaje que le hacen a Luis Cernuda, y en la foto le ves a él, aVicente AleixandeFederico García LorcaPedro SalinasRafael AlbertiPablo NerudaJosé Bergamín,Manuel AltolaguirreMaría Teresa León… Esta foto no se puede volver a hacer. ¿Por qué todos a la vez y de la misma edad? Es un misterio. Pero es que mientras tanto Miguel Hernández, que era pastor y estaba criando cabras, estaba escribiendo lo mismo. Y esto también pasa con los impresionistas a principio del siglo XX… y de repente en Holanda está Van Gogh, que no conoce a nadie pero está haciendo lo mismo. ¿Por qué todos los genios salen a la vez? Miras la película de Woodstock, te fijas en la gente que toca y te parece imposible, pero es que eran chavales muy jóvenes. Les pongo los videos a los tíos con los que toco ahora, los ven y se cagan: Alvin Lee, que es un guitarrista de un grupo casi desconocido llamado Ten years after. Pero coge la guitarra, se pone a tocar y dices: “Hostias, ¡qué virtuosismo! ¿Por qué?” Porque estaba Jimi Hendrix y Eric Clapton, en Inglaterra estaban los Beatles y los Rolling Stones que se lo comían todo y también arrasaban en el pop…
¿Crees que volverá una época así?
Son circunstancias. Realmente tampoco era mi tiempo, yo era muy pequeño, tenía trece años. Me gustaba más con treinta años que con catorce. También pasa en el cine. Como no había nada hecho y se acaban de inventar la guitarra eléctrica y el amplificador… a los Beatles les hicieron un equipo de 80W. Eso es una cosa que ahora uno tiene en su casa. Quiero decir que no había equipos. Como no había nada… Es como el tío ese que se ha tirado de la estratosfera. Es tal el vacío que te arrastra y la creatividad se dispara. Y los grupos que vienen ahora lo tienen muy difícil para sacar sonidos que no se hayan hecho ya.
¿Quién te gusta?
Yo sería fan de Red Hot Chili Peppers o gente así, pero no sé si esa música es de ahora o de entonces.
Como poco, literalmente de hace 20 años.
Ya, pero quiero decir que no sé si esa música es de hace 20 años o de hace 50, porque se parece mucho, como Jet.
¿Hay algún grupo que esté bien considerado y que no soportes?
No sabría decirte. La música esta que oye la gente. Yo alucino con la baja calidad del público. Me parece terrible que ahora los que más pasta ganen sean los DJ y no los músicos, y la música que más se escucha no está hecha por músicos, sino por DJ, gente que no sabe de música y a la que tampoco le interesa mucho. Y que la gente oiga “ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-Boom”, y cuando entra el bombo la gente se vuelve loca. Estos tíos no han escuchado nunca música. Es un aparato, lo puedes hacer tú con tu móvil. El otro día estuve con unos que tienen algo que ver con el Pachá Ibiza y no me acuerdo de la cifra, pero es una barbaridad lo que pagan a los DJ. La media del orden de 60.000€ diarios, y en barato, porque tienen contrato fijo.
Esos tíos llenan la discoteca.
No hay ningún músico ahora que pueda ganar eso. Te da una idea de por dónde va el mundo.
Ahora los grupos ya se dedican a los festivales.
Y no pagan casi nada. Mira, los chicos con los que yo voy, Los Insolventes, tocan de puta madre. Estos en los 70… Con Paracelso, llenábamos todos los sitios pese a ser desconocidos, porque la gente iba a ver qué coño era eso. Y a estos tíos que hacen sus canciones y tocan de puta madre quizá les llaman de Leganés para un garito y les ofrecen 100€.
¿Son más jóvenes que tú?
Sí, tienen veintitantos años.
¿Cómo los conociste?
Los vi tocar. Tocaban de puta madre y dije “Joder”. Tocan muy bien y tienen un gran dominio de los instrumentos pero no tienen ninguna posibilidad. La gente por internet reclama música en directo, pero es que no se paga. Antes se pagaba. Yo tenía un bar, pagaba lo normal y pagaba cuatro o cinco veces lo que se paga ahora. Y hablamos de hace 15 años.
¿Algún grupo de aquella época que crees que debería haber llegado a más?
No, con la movida se les valoró mucho. Para mí el mejor de la movida es Radio Futura, y de lejos. No era el más pop ni el más divertido, pero sí el más preocupado por hacer cosas.
Muchas gracias por atendernos.
Hay una cosa con la que me gustaría terminar. La paz social cuesta dinero. Yo no es que sea generoso con la clase obrera, yo soy egoísta, y quiero que mis hijos jueguen al balón ahí y que no tenga que tener a un tío con una pistola para que no les pase nada. Y como siga así lo que tenemos aquí ahora —y que puede durar seis meses más, o a lo mejor seis años— se acaba. Si tienes un ejército de diez millones de pobres de verdad a los que el Estado les importa un carajo, van a decir que si a nadie le importa que ellos palmen, a ellos tampoco que palmen los demás. Estamos jugando con fuego.
 
Fotografía: Guadalupe de la Vallina